Blog

  • Fotos destacadas de la celebración del primer centenario en Detroit.

    ene 28, 2015
    A towering cake sweetens a photo op for 100th anniversary celebrants.

    Different cultures--as well as different eras--were on display during the 100th anniversary celebration in Detroit.

    A parade of flags opens ceremonies at the Detroit 100th anniversary celebration.

    Members arrive for the party at the Michigan Historical Museum.

    CKI members join the party at the Detroit 100th anniversary celebration.

    A night at the Michigan Historical Museum includes a fantasy ride in a classic car.

    Fifty Amp Fuse performs for Kiwanians and guests at the Detroit anniversary celebration.

    A restored plaque is unveiled by Kiwanis International President John Button (left) and Detroit Kiwanis Club No. 1 President Eric Sabree.


  • ¡Feliz primer centenario de Kiwanis!

    ene 21, 2015

    Como presidente de Kiwanis International, tengo el privilegio de celebrar el primer centenario de Kiwanis junto a usted. El club que comenzó a prestar servicios en Detroit, Michigan, EE. UU., hace un siglo, creó un movimiento internacional que continúa mejorando vidas y comunidades cada día. Espero que usted se sienta tan orgulloso como yo por continuar con ese legado.

    Además del increíble cambio que está produciendo en su comunidad, podemos estar orgullosos de que millones de niños crecieron sin las discapacidades mentales prevenibles provocadas por el iodo añadido a la sal, gracias a la promesa de Kiwanis de reducir los desórdenes por deficiencia de iodo. Y ahora, millones de mujeres y sus futuros hijos han sido protegidos del tétanos materno y neonatal gracias al Proyecto Eliminar. Sin embargo, 134 recién nacidos aún mueren cada día de esta dolorosa y desgarradora enfermedad.

    Es muy fácil producir un cambio cada día a través del Proyecto Eliminar. Con apenas USD 1,80 se puede salvar una vida. Me gustaría pedirle que me acompañe en el compromiso de salvar a un bebé por día (enlace disponible en inglés) durante uno o dos años. Cada día durante ese período, sin importar lo que suceda en su vida, podrá mirarse al espejo y saber que salvó la vida de una mujer y de sus futuros bebés. Librar al planeta de esta enfermedad es nuestro regalo para el mundo.

    Espero verlo/a en la celebración que estamos organizando para la Convención de Kiwanis International en junio en Indianápolis, Indiana, EE. UU. Si alguna vez existió una convención de Kiwanis imperdible, sin dudas es esta. Dentro de unos años podrá decir: ¡estuve allí!

    Gracias por todo lo que hace en nombre de Kiwanis.








    John R. Button, M.D.
    Presidente 2014-15
    Kiwanis International
  • La historia de Susan Fitzgerald

    ene 19, 2015
    El columnista Jimmie Fidler se dirige a los participantes de la Convención de Kiwanis International de 1975, celebrada en Atlantic City (Nueva Jersey).

    Doctor: Examiné a su pequeña y creo que tiene nefritis aguda.

    Padre: ¿Nefritis?

    Doctor: Sí. Es una enfermedad que afecta a los riñones que dejan de funcionar con el tiempo.

    Madre: ¿Es grave?

    Doctor: Muy grave... No hay tratamiento... Al final, su hija morirá.

    En los inicios de los años 50, el columnista de chismes de Hollywood Jimmie Fidler, grabó una escena dramática titulada: “La historia de Susan Fitzgerald”. En el álbum Fidler contó la historia de los padres y amigos que buscaban con desesperación una cura para Susan, de ocho años de edad. Finalmente con la niña en coma, internada en un hospital en San Bernardino (California), un amigo de la familia contactó a Fidler por ser él el fundador de la “Fundación National Kids' Day”  (Día Nacional de los Niños). (Escuche "la Historia de Susan Fitzgerald” en la aplicación de iPad de la revista Kiwanis). (Enlace disponible en inglés)

    "Nuestra fundación solo ayuda a los clubes Kiwanis en su trabajo para el bienestar infantil y en la recaudación de fondos para el “Día Nacional de los Niños”, explicó Fidler, pero ofreció una semilla de esperanza: “Estoy seguro de que los Kiwanis pueden ayudar".

    Siguiendo el consejo de Fidler, el amigo llamó a Larry Titu, cuyo club Kiwanis de West Hollywood (California) destinó USD$900 para los gastos médicos de Susan y contrató a una ambulancia para que la trasladara a un hospital de Hollywood.

    "Siete semanas después del día que entró en coma”, reportó Fidler, “el cuerpo demacrado de la pequeña Susan Fitzgerald se movió en la pequeña cama del hospital. Despacio, furtivamente, los ojos de la niña se abrieron y la niña habló”.

    Entre los años 1930 y 1950, Jimmie Fidler fue un crítico muy conocido en Hollywood. Su programa de radio, se decía, podía levantar o destrozar la carrera de un actor. Pero también fue socio del club Kiwanis Hollywood y apoyó activamente la participación de Kiwanis International en el “Día del Niño”.

    Desde 1949 hasta mediados de 1950, Fidler escribió reseñas sobre las películas de Hollywood para la revista Kiwanis, seleccionando títulos para la familia, como la comedia de 1950 de Red Skelton, The yellow cab (El taxi amarillo), y alertó a las familias sobre películas como Alma Negra, de James Cagney, sugiriéndoles no verla.
  • Diferentes generaciones de la comunidad comparten un picnic

    ene 18, 2015
    Los estudiantes de preescolar disfrutan comiendo perros calientes, papitas y rodajas de manzana, en el picnic realizado en Allentown, Pennsylvania.

    Al igual que en una reunión familiar, pero mucho mejor organizada, el club Kiwanis de Allentown, Pennsylvania, reúne todos los años a varias generaciones de personas, en un picnic multi generacional. Se celebra la infancia, pero todos se benefician participando.

    Este año 90 niños de preescolar, pertenecientes a los Centros educativos Lehigh Valley Children asistieron al quinto evento anual organizado por los clubes. Los invitados, de entre 3 y 5 años de edad, se divirtieron jugando en varias de las estaciones didácticas, asistidos por dos docenas de adolescentes miembros del Key Club de la escuela secundaria católica Allentown Central, supervisados por adultos socios Kiwanis. 

    "Al principio fue un poco caótico”, según comentó el socio Kiwanis, Tom Harp, “pero después de media hora, todo comenzó andar sobre ruedas”.

    "Todo: la carrera de veleros, el mini baloncesto, las burbujas gigantes, la carrera de obstáculos y el inflable".

    "Durante una hora y 15 minutos, los niños recorrieron el lugar disfrutando de cada actividad", dice Harp. “Fue un gran ejercicio, al igual que una buena experiencia educativa para los niños. ¡Y por momentos, parecía que los jóvenes socios del Key Club se estaban divirtiendo tanto como los niños!”.

    El trabajo familiar en equipo no terminó ahí. “Para el almuerzo”, comenta Harp, “los socios adultos del club cocinaron salchichas, luego las pusieron en panes y las sirvieron en bandejas. Los socios del Key Club colocaron los perros calientes en platos acompañados con papitas y rodajas de manzana para servirlos inmediatamente a los niños", cuenta Harp. “Asimismo, se aseguraron que todos tuvieran bebidas y ayudaron a los niños con los aderezos”.

    Cada año el club trabaja para mejorar el evento. Este año el trabajo se enfocó en mejorar la fórmula para hacer burbujas y en la fabricación de las bolsitas de regalo de las socias Keith y Jessica Reynolds.  — Shanna Mooney
  • Esta muñeca salva vidas

    ene 18, 2015
    Una muñeca obsequiada por Kiwanis enseña a los equipos médicos de Nueva Zelanda a realizar procedimientos de emergencia para bebés prematuros.

    Por lo general, un embarazo a término dura 40 semanas. Pero, como la mayoría de las cosas relacionadas con los niños, a veces esto no sucede como debiera ser. La pregunta es: ¿cómo los doctores y las enfermeras se capacitan para enfrentar las complicaciones médicas imprevisibles que los bebés prematuros pueden presentar?

    Cuando las Zonas 1 y 10 del distrito de Nueva Zelanda - Pacífico Sur buscaban un posible proyecto para llevar a cabo conjuntamente, Megan Alwyn Allan, socia del club Kiwanis Waiau Pa, Clarks Beach, Pukekohe, Auckland, decidió buscar ideas en la Fundación Middlemore, este es un fondo de caridad que apoya y recauda fondos para servicios de salud. La fundación propuso cubrir la necesidad de disponer de un maniquí para capacitar en el caso de emergencia de bebés prematuros, a los profesionales de la salud de los hospitales Middlemore y Kidz First Children’s.

    La muñeca, que parece real, cuenta con un sofisticado programa computarizado que simula situaciones que amenazan la vida de los bebés prematuros, lo que permite al personal médico adquirir experiencia en este campo trabajando en equipo.

    Para recaudar los NZ$27.000 que se necesitaban, nueve clubes Kiwanis del área de Auckland y el Key Club de la escuela secundaria Papatoetoe organizaron, en un periodo de dos años, una variedad de eventos para recaudar fondos. Entre ellos:
    • Salchichas a la parrilla (o asados)
    • Un puesto de venta de alimentos
    • Juegos de trivialidades
    • Una fiesta con desfile de modas
    “Nuestro evento más grande de recaudación de fondos fue las carreras de autos V8 en Pukekohe, que realizamos dos veces”, dice Alwyn Allan. “Durante el fin de semana de la carrera automovilística trabajamos en un estacionamiento que creamos en el patio de una compañía de camiones, que fue donado para la ocasión. El segundo año también hicimos un asado en el ‘camino de los fans’ (el camino oficial desde la estación de tren hasta la pista)". El grupo también ofreció perros calientes al estilo de Nueva Zelanda y Australia, una competencia para “adivinar cuánto pesa la calabaza” y así atraer a los visitantes (los premios fueron donados por los negocios locales) y vendió bolsitas con sorpresitas a los niños que venían a ver la carrera con sus padres. El grupo recaudó aproximadamente $4.500 en dos años con las carreras automovilísticas V8.

    “El maniquí está ubicado en la Unidad de Cuidados Neonatales, para que todo el personal desarrolle y conserve las destrezas individuales y de equipo necesarias para salvar la vida de bebés prematuros gravemente enfermos”, explica Joanne Hand, directora de eventos de recaudación de fondos y relaciones públicas con la comunidad, de la Fundación Middlemore. “Tanto la Fundación Middlemore como el Hospital Middlemore están muy agradecidos por contar con el increíble apoyo de los clubes Kiwanis  que permitieron alcanzar este grandioso logro que beneficia al personal y a los pacientes".  — Cathy Usher



blog comments powered by Disqus