Blog

El cambio de Adomba

mar 27, 2013

Adomba in front of a school bus

Adomba es un pequeño juguetón de cuatro años a quien le encanta andar en su triciclo. Pero no siempre había podido hacerlo. Nació prematuro en la nación africana de Ghana y se mudó con sus padres a los Estados Unidos, a fin de poder recibir un tratamiento mejor y mayores oportunidades para él.

Debido a las dificultades que tenía para caminar solo y a las caídas frecuentes que sufría, sus padres tomaron la decisión de llevarlo al Doctor John Delahay  para una evaluación ortopédica.  El Dr. Delahay es un cirujano ortopedista de renombre en el Hospital MedStar Georgetown University, en Washington DC.  Asimismo, es director médico voluntario de la Clínica de Ortopedia de Kiwanis, que brinda asistencia a los niños que no tienen seguro médico y que provienen de familias de bajos recursos. La clínica se fundó en 1923 para asistir en la recuperación de niños con polio; en la actualidad, está subvencionada por la Fundación Kiwanis del Distrito de Columbia. El departamento de fisioterapia y de cuidados ortopédicos y de prótesis les brinda anualmente asistencia a Adomba y a otros cientos de niños.

A Adomba se le diagnosticó un tipo de parálisis cerebral que le afecta las extremidades inferiores. Los médicos le pusieron aparatos ortopédicos, hechos a la medida, para que tuviera un mejor soporte de los pies y los talones.  Adomba comenzó una rehabilitación semanal con la fisioterapeuta de la Clínica de Ortopedia Kiwanis, y a practicar ejercicios en casa con sus padres  para mejorar continuamente su elasticidad y equilibrio.

Cuando Adomba comenzó con la terapia física, lo transportaban del estacionamiento hasta la clínica en un cochecito. Hoy, él corre hacia la clínica a ver a la “Tía Missy”, una fisioterapeuta que trabaja como directora ejecutiva de la clínica. A pesar de seguir necesitando ayuda para desarrollar el equilibrio y de continuar usando aparatos ortopédicos en las piernas, él salta, sube escaleras, anda en triciclo y se rehúsa a que su parálisis cerebral lo detenga.

El padre de Adomba, Martin, espera algún día poder devolver el increíble cuidado que su hijo ha recibido de una comunidad tan acogedora y solidaria.

“Creemos que él ha mejorado mucho el equilibrio y  su andar y que la atención y los cuidados recibidos han evitado que los pies siguieran deformándose”, expresa Martin . “Estaremos siempre en deuda y completamente agradecidos con Kiwanis por la invaluable asistencia que le brindaron a Adomba”.  – Courtney Meyer

blog comments powered by Disqus