Blog

Asistencia médica para aquellos que más la necesitan

jun 29, 2013

Denton Kiwanis Club Children's Clinic sign

Desde sus inicios en diciembre de 1921, el club Kiwanis de Denton, en Texas, encontró la forma de ofrecer asistencia médica a las familias carentes de recursos. Así nació una clínica infantil que ahora asiste a más de 300 niños al año.

Durante los primero años, el club organizaba fiestas de Navidad, donde algunos niños recibían dinero para poder ir al médico y al dentista. La generosidad del programa dio pie a solicitudes de apoyo financiero, y en 1923, el club creó un Comité de Niños Carentes de recursos para obtener los fondos necesarios y ordenar por prioridad las solicitudes recibidas. Pero pronto hasta esto no fue suficiente.

En 1983, la Clínica Kiwanis Denton se convierte en una empresa, y se contrata a una secretaria ejecutiva para que administre las solicitudes. Muchas de las primeras solicitudes eran para amigdalectomías, exámenes oftalmológicos, sillas de ruedas y aparatos ortopédicos para los pacientes con polio. Los servicios prestados por el trabajo voluntario de los doctores incluía una bonificación por parte de la clínica, lo que le permitió al club pagar entre USD2 y USD3 para los pacientes hospitalizados.

El proyecto al igual que los eventos para recaudar fondos para el mismo han evolucionado con el pasar de los años. A parte de crear un fondo, se llevaron a cabo: un evento para degustar comidas, un espectáculo de fuegos artificiales, un espectáculo de carros y una fiesta barrial con un imitador de Elvis para apoyar la causa.

“Podemos darle a los niños el tratamiento para ciertas enfermedades que de otra forma no podrían ser tratadas”, dice el secretario ejecutivo de la clínica y el club, Robin Meyer. “Los rostros de los niños que necesitan tratamiento dental a veces impresiona. Pero ellos no tienen donde ir (si no reciben la ayuda del gobierno)… Hay muchos padres que no pueden pagar ni siquiera un tratamiento de caries. Algunos utilizan la sala de emergencias para recibir los cuidados necesarios, pero luego no pueden costear los medicamentos recetados”.

La mayoría de los niños ahora son diferidos a la clínica, una vez que las enfermeras de las escuelas detectan el problema;  pero otros llegan porque escucharon sobre la clínica o porque alguien de un albergue o United Way les mencionó el nombre de la clínica. Las familias de bajos recursos reciben un vale de la Clínica Kiwanis para que se lo presenten a su proveedor de la salud. Este vale cubre el costo de los medicamentos recetados para el niño, el cuidado médico o la visita al dentista.

Meyer dice que la comunidad es muy receptiva al programa, y el apoyo, a lo que muchos socios del club llaman “la joya de la corona del club”, nunca ha flaqueado. Los beneficiarios están más que agradecidos por este servicio.

“Contamos con una brigada de voluntarios que camina por el espectáculo de fuegos artificiales recolectando donaciones para la clínica”, dice Meyer. “Una vez un hombre me dio USD20 porque me dijo que su niño había sido tratado en la clínica. Su niño había estado enfermo y él no contaba con el dinero para llevarlo al médico, pero nosotros estuvimos ahí para ayudarlo. Muchos padres solteros también se han acercado para ofrecer limpiar las oficinas o para ayudar con el papeleo; una forma de retribuir por los servicios recibidos”.

Meyer siente mucho orgullo por una carta de agradecimiento de los años 40, escrita por un joven de 16 años que fue operado de apéndice. Una de las oraciones en la carta dice lo siguiente: “Siempre pensé que esta organización era algo increíble, pero ahora lo creo más que antes”.  –Courtney Meyer

A family helped by the Kiwanis Clinic

¿Tiene una historia Kiwanis para compartir? Envíela a shareyourstory@kiwanis.org para su consideración.

¿Su club Kiwanis asiste a su comunidad en los problemas de salud? Cuéntenos cómo lo hace en la sección de comentarios que se incluye aquí.

blog comments powered by Disqus