Blog

Un soldado y Kiwanis sirve desde Djibouti

ago 20, 2013
Hert gives a young girl a book

“El club Kiwanis Oshkosh Mid-Morning tiene en cuenta  a todos los niños, ya sea que vivan en Wisconsin o en África. Los socios saben que viven en una comunidad global”.

El ex presidente del club, Michael Hert, realmente entiende esto. El fue enviado a Djibouti como teniente coronel con la 308ª Brigada de Asuntos Civiles de la Reserva de los Estados Unidos. Parte de su misión incluye interactuar con las comunidades locales y la ayuda que recibe desde Wisconsin, le permitió llevar a cabo la misión de Kiwanis de servir a los niños, durante su trabajo.

La unidad de Hert apoya La Fuerza de Tarea Conjunta Combinada - Cuerno de África (CJTF-HOA) y forma parte del Comando Central de EE.UU. - África (AFRICOM).

“Estamos aquí porque el Gobierno de Djibouti nos invitó y porque seguimos comprometidos con la asistencia a nuestros socios africanos en: la protección de sus fronteras, los asuntos de seguridad nacional, la lucha contra la piratería, la asistencia humanitaria y los demás asuntos de gran importancia para los ciudadanos de Djibouti”, explica Hert.

Hert, Kiwanis desde hace 13 años, ha ido cinco veces a Irak, a Afganistán y a África como soldado de Asuntos Civiles, desde el 2001. El apoyo que recibe de los compañeros de su club hace que el entusiasmo por servir a los demás siempre viaje con él.

“Como club siempre nos hemos esforzado no solo por ayudar a los niños a nivel local, sino también a nivel ‘mundial’”, explica la presidenta del club Michelle Wihlm. “Hemos tenido la oportunidad de apoyar la dedicación de Mike Hert mientras él sirve a nuestra nación. Asimismo hemos apoyado a la esposa de un socio del club que realiza mucho trabajo comunitario en Kenia. Reconocemos el impacto que tenemos a nivel local, pero también creemos que podemos tener un gran impacto si apoyamos proyectos internacionales, que no necesariamente implican un gran compromiso financiero”.

Hert ha sido testigo de ese impacto. “Cuando fui enviado a Afganistán en el 2012, el club envió ropa para los niños que fue distribuida entre los pequeños afganos”, comenta Hert. “Esto se realizó en el área de mujeres y niños del hospital de la provincia de Paktia”.

Esta vez, Hert informó a los socios del club Kiwanis sobre una necesidad diferente: útiles escolares. Wihlm explica cómo algunos socios compraron libros para colorear, lápices de colores, pelotas, tatuajes temporales y tizas que estaban en oferta. Otros usaron sus contactos empresariales para reducir el costo del envío. “Realmente todos trabajamos en equipo para completar este proyecto”, dice Wihlm. 

La generosidad del club le permitió a la unidad de Hert visitar una escuela primaria ubicada en el pueblo de Chebelley. Allí se distribuyeron los útiles escolares a los niños y al director.

“La visita que hicimos a la escuela fue parte de nuestras relaciones duraderas con varias organizaciones en el área”, dice Hert. “Los ciudadanos se mostraron muy agradecidos cuando les entregamos los artículos. Como cualquier padre, ellos quieren ver que sus niños reciban lo mejor y que tengan la oportunidad de un mejor futuro. Todas las personas nos agradecieron enormemente, ya fuera por la ropa o por los útiles escolares. Sentí que realmente habíamos invertido bien nuestro tiempo y nuestra energía cuando vi las sonrisas en el rostro y sentí la amabilidad que nos transmitieron.  — Courtney Meyer

Soldiers interact with Djiboutian women

¿Tiene una historia Kiwanis para compartir? Envíela a: shareyourstory@kiwanis.org para su consideración.

¿Su club Kiwanis apoya programas de liderazgo? Cuéntenos en la sección de comentarios que se incluye aquí.

blog comments powered by Disqus