Blog

Transmitir mensajes ambientales a través del arte

abr 18, 2014

Melissa Lomas received second place among young artists 11 years and older.


Yulitza Andrade está muy entusiasmada… pero nerviosa. Se encuentra sentada en un auditorio con más de cincuenta estudiantes. Ella arregla los lápices, el papel, y las pinturas que están sobre su escritorio. Sus padres y la maestra de arte observan atentamente sentados con otros adultos, en la parte de atrás del auditorio. ¿Ganará Yulitza la medalla de oro?

Durante los últimos seis años, el Club Kiwanis de Atuntaqui, Ecuador, junto con las escuelas locales y el Gobierno Municipal del Cantón Antonio Ante, organizan concursos de pintura entre jóvenes artistas. El evento forma parte de un programa internacional patrocinado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. La mejor obra de arte seleccionada en el concurso de Atuntaqui es enviada a Panamá, donde es evaluada a nivel regional. Los ganadores regionales reciben un pasaje para dos personas a Japón con todos los gastos pagos.

El tema es “desperdicios orgánicos y alimenticios”. El artista tiene tres horas para completar los dibujos. Son las 10:00 de la mañana. Yulitza abre las pinturas, toma un pincel y “¡comienza a trabajar!”.

“Realizamos este evento porque es una forma de motivar a los niños y a los jóvenes a que se interesen por el medio ambiente, y a la vez nos permite descubrir a los mejores talentos artísticos”, dice la secretaria del club, Martha Andrade Posso.

Previo al evento de cada año, los Kiwanis estudian las pautas UNEP, envían a las escuelas las participaciones para el concurso y realizan conferencias donde informan a los niños sobre el tema del concurso. También eligen a un jurado y compran certificados, medallas y otros premios.

Son casi las 13:00 horas. Yulitza realiza los últimos retoques a su dibujo. En una canasta  reposa una cosecha de vegetales y frutas felices, sostenida por personas sonrientes. Hasta un gusanito contento forma parte del dibujo; sonríe mientras se desliza por un agujero hecho en la hoja de un maíz risueño.

A las 13:00 horas, recogen las obras de arte y las separan en categorías, según las edades de los artistas. El jurado analiza cada dibujo teniendo en cuenta los siguientes puntos: el tema, el mensaje, la creatividad y los méritos artísticos utilizados.

“Luego compartimos una comida, donde tenemos la oportunidad de anunciar los resultados del concurso", explica Posso.

La mayoría de los premios ya han sido presentados. Yulitza vio cuando Camila Proaño se dirigió a recibir el primer premio en la categoría de niños entre 9 y 10 años. Marlon Ascha recibió la mención a la mejor técnica, en la misma categoría. Natasha Leon y Melissa Lomas obtuvieron el tercer y el segundo lugar respectivamente, en la categoría de estudiantes de 11 años en adelante.

El Ingeniero Luis Bravo Prado, el alcalde de Atuntaqui, se acerca al micrófono, mira a la audiencia y anuncia: 

"¡La ganadora de la medalla de oro es Yulitza Andrade!”
Jack Brockley

The gold medal goes to Yulitza Andrade for a food basket filled with happiness.


blog comments powered by Disqus