Blog

Cosiendo semillas de generosidad

may 02, 2014
Los socios Kiwanis de Mitcham cosen y tejen vestidos, faldas, camisas, pantalones cortos y blusas para los niños que viven en países en vías de desarrollo.

El modelo que los socios del club Kiwanis de Mitcham implementan para ayudar a los niños, se extiende más allá de las fronteras de su ciudad ubicada en Australia, “la tierra de allá abajo” (Land Down Under). Es un proyecto hecho a la medida del sentido altruista de los socios del club. Ellos cosen ropa para los niños de familias necesitadas que viven en países emergentes.

“Los socios son los que realmente cosen la ropa en diferentes tallas, para niños de todas las edades", recalca el secretario del club, John Lundy. “Lo más difícil de todo es lograr el talle correcto, pero esto lo hemos perfeccionado con la experiencia. La ropa que hacemos va desde vestidos, faldas y blusas para las niñas hasta pantalones cortos y camisas para los niños. El material para la ropa proviene de los retazos y los restos de telas de las tiendas.

“El esfuerzo de los socios del club es una pequeña parte de nuestra importante operación de ayuda a las personas y a los niños necesitados que viven en el Tercer Mundo. Estamos contentos de poder participar y saber que nuestros esfuerzos sirven para ayudar a otras personas".

El club empaca la ropa y la envía a Mission World Aid, una organización de caridad, sin fines de lucro y sin afiliación religiosa. Con base en Adelaide, Australia, el personal de Mission World Aid coloca la ropa en un cargamento más grande que a veces contiene libros escolares, camas, suministros agrícolas, computadoras y otros productos.

Aproximadamente hace cuatro años, el club consideró la idea de comenzar este proyecto, a instancia de un socio que había presenciado la presentación del mismo,  a través de un representante de Mission World Aid, que había hablado sobre el trabajo que la organización hace en los países emergentes.

“El club creyó que (cosiendo) ropa para los niños de los países del Tercer Mundo era algo que valía la pena hacer y que era a la vez beneficioso para aquellos menos afortunados", explica Lundy. “Nuestro club se beneficia de muchas maneras al participar en este proyecto, pero quizás la primera parte de los Objetivos Kiwanis exprese mejor mi idea: “Ofrecer servicios altruistas y crear mejores comunidades”.

“En una pequeña medida, estamos dando lo mejor de nosotros para algunos de los niños menos privilegiados del mundo”. — Dick Isenhour

blog comments powered by Disqus