Blog

Una simple idea para marcar una tranquila diferencia

may 05, 2014
En el Club Kiwanis Middletown, los niños pasan un tranquilo momento iluminando libros para colorear.

La niñez de hoy está repleta de juguetes, actividades y horarios complicados. Por lo que es interesante  que el simple acto de colorear atraiga a los niños.

Melody Wilson, secretaria del Club Kiwanis de Middletown Borough (Pennsylvania) parecía saber eso cuando decidió comenzar con el proyecto de servicio del club: Crear cientos de libros para colorear que serían distribuidos entre los niños de la zona.

El Departamento de Policía de Middletown contactó a Wilson y le pidió al club que consiguiera libros para colorear para los niños que estuvieran presentes durante la celebración anual de Navidad, que la comunidad realiza cerca del Parque Hoffer.  Cuando calculó los costos, Wilson se dio cuenta que costaría menos hacer los libros que comprarlos.

“¡Al sótano”! Como le gusta decir a Melody, en referencia a una llamada a la acción para trabajar en su casa después de las reuniones del club Kiwanis. Usando una planilla electrónica, el club diseñó ilustraciones simples que los niños pudieran colorear fácilmente y que fueran atractivas para ambos sexos. Una vez  impresas las páginas, los socios se divirtieron armando libros con las hojas que habían impreso.

Los libros tuvieron un éxito inmediato en la celebración de Navidad, y desde entonces han sido muy  pedidos. Se donaron cientos de libros a Caitlin´s Smiles, una entidad de caridad que distribuye kits de manualidades en los hospitales. También, la  entrega de libros a las escuelas elementales del área mantiene ocupados a los Kiwanis de Middletown.

“Realizar actividades simples, como colorear con niños, lleva a que los niños estén dispuestos a dialogar más", dice Jessica Hoopes, maestra de primer grado de la Escuela Elemental Fink. “Mientras más hablan, más dispuestos están a compartir lo que piensan”.

“Lo que más me sorprende”, dice Wilson, " es que niños de hasta 14 años de edad pidieran cuentos para colorear". No lo  podía creer. “Nos gusta colorear”, decían ellos.

“Los niños son niños. Tratamos de que todos puedan usarlos”, indica Wilson. — Laura Neidig

blog comments powered by Disqus