Blog

Ayudando a las familias en tiempos difíciles

jun 19, 2014
Una de las primeras familias asistidas por el Club Kiwanis Burbank fue la familia de Agustín y Beatriz Luz, quienes conocieron a los Kiwanis cuando Agustín fue atropellado por un conductor que se dio a la fuga, mientras él asistía a un motorista que estaba encallado.

Todo comenzó en 1997 cuando el socio, Stephen Veres, del club Kiwanis Burbank (California) leyó en el periódico un artículo sobre una madre viuda que murió mientras ponía gasolina en su carro. La mujer fue atropellada por un conductor ebrio que se dio a la fuga. Ella  murió en el lugar de los hechos y dejó a seis jóvenes huérfanos, desamparados y sin un hogar.

Desconsolado, Veres sabía que debía ayudarlos. El escribió a sus compañeros Kiwanis, y en pocos días recibió cientos de vales de compra y cheques. Estos continuaron llegando durante tres años hasta que las necesidades de los niños fueron satisfechas.

Al darse cuenta que había muchos más niños que necesitaban ayuda, el club Burbank creó un programa permanente de servicio para los niños necesitados: “Kiwanis Cares About Children, KCAC”.

Mike Hele y Allison, su  hija de catorce años, fueron una de las primeras familias que recibieron la asistencia de KCAC. Mike tenía un tumor inoperable en su cuello que luego hizo metástasis en sus cuerdas vocales. Como  padre soltero, Mike no estaba preocupado por él sino por su hija Allison y por quién la cuidaría cuando él muriera. El club Kiwanis lo apoyó y después de que murió, los socios cumplieron sus deseos de encontrar un buen hogar sustituto para Allison. Luego de encontrarlo, ellos pagaron por la educación de Allison y los honorarios legales correspondientes.

Recientemente, el KCAC ayudó a la familia Satterstrom, pagando los gastos del funeral de su hijo que había sido asesinado. El KCAC también les brindó alimentos, vestimenta y otros fondos a los seis hermanos del niño.

“Estoy tan orgulloso de nuestro club”, dice Veres, “y muy agradecido por la generosidad de nuestros socios”. — Kevin P. McKenna

blog comments powered by Disqus