Blog

  • De jóvenes estudiantes a líderes gubernamentales

    ago 20, 2013
    Participants with their elected counterparts

    Los jóvenes generalmente aportan un nivel de energía revitalizadora y nuevas ideas a una organización. ¿Pero qué sucede cuando esa organización es el gobierno? Hace más de 30 años, un club Kiwanis filipino creó un programa para averiguarlo.

    Cada año , aproximadamente 50 de los mejores estudiantes de la provincia de Camarines Norte participan en el programa la Semana de Chicas y Chicos. “Debido al legado del programa, el ser un delegado oficial para representar a su escuela es como un sueño hecho realidad”, dice Benigno Elevado, secretario del club Kiwanis de Daet.

    Después de haberlos capacitado en diferentes áreas como: liderazgo, procedimiento parlamentario y funciones gubernamentales, los adolescentes eligen un gobernador, un vicegobernador y un alcalde y designan cargos como: ingenieros provinciales, contadores, funcionarios legales y funcionarios de turismo. Ya que el programa se lleva a cabo en Daet, la capital de la provincia, los estudiantes tienen la oportunidad de postularse para cargos provinciales y locales que ejercerán durante una semana.

    El señor Elevado enfatiza que los roles que desempeñan los estudiantes son tenidos en cuenta con seriedad por el gobierno provincial, ya que el mismo es quien proporciona la mayoría de los fondos que apoyan esta actividad.

    “Si son elegidos como gobernador, a veces, deberán representar al gobernador actual en funciones públicas y dar discursos. Si son elegidos para ocupar cargos legislativos, deberán asistir a las sesiones conjuntas con sus contrapartes y toda resolución aprobada será considerada legal. Aquellos que son nombrados jueces y fiscales llevan a cabo audiencias simuladas. Aparte de sus funciones oficiales, los estudiantes también pueden realizar actividades cívicas, como plantar árboles y visitar las cárceles”, explica Elevado.

    “Esta fue una experiencia muy enriquecedora que me ayudó a entender cómo funciona nuestro sistema gubernamental”, dice Samantha Tanzo, quien fue elegida vicegobernadora. “Pude trabajar con mis contrapartes y presenciar qué difícil es aprobar una resolución. Un funcionario público siempre debe ser paciente al dialogar con diferentes tipos de personas”.

    “A pesar que solo dura una semana, los jóvenes aprenden mucho sobre las funciones gubernamentales , especialmente  cuando se trata de  la creación de políticas y leyes estatales”, dice Elevado. “Hay muchos de los ex participantes que ahora tienen algún cargo gubernamental”.  

    Uno de ellos es el vicegobernador, Jonah Pimentel, quién fue elegido gobernador durante la Semana de Chicas y Chicos en 1984. Para él, la experiencia de servicio que vivenció, al apoyar a los presos en la cárcel provincial, le despertó un interés por el servicio público.

    “Ahora que me encuentro del otro lado, como mentor, veo en este programa cómo los estudiantes aprenden más cosas que las que yo aprendí durante mi estadía”. 

    Tanzo está considerando la idea de llegar a ser funcionaria en el futuro.  — Courtney Meyer

    The participants plant trees

    ¿Tiene una historia Kiwanis para compartir? Envíela a: shareyourstory@kiwanis.org para su consideración.

    ¿Su club Kiwanis apoya los programas juveniles de liderazgo? Cuéntenos sobre esto en la sección de comentarios que se incluye aquí.

  • Los Kiwanis luchan contra los efectos de la indigencia

    ago 02, 2013
    Stuff-a-bus

    ¿Alguna vez ha observado algo que lo motivara para planear un proyecto de servicio? El conocer las necesidades de la comunidad creó una oportunidad para el club Kiwanis Bozeman, en Montana, que le permitió establecer las bases para tres proyectos.

    Mientras trabajaba como voluntaria en una escuela, la socia Kiwanis Amber Guth notó que muchos de los estudiantes no vestían adecuadamente para soportar los fuertes inviernos. Sus observaciones dieron testimonio de lo acertada que estaba.

    El veinte por ciento de los habitantes de Bozeman y las comunidades circundantes viven bajo el nivel de pobreza”, dice ella. “Esto implica que cerca de 20.000 personas de los 100.000 habitantes en el condado de Gallatin no pueden pagar tres comidas al día y menos comprar sacos, zapatillas y materiales escolares costosos cada año. A pesar de que tenemos varias organizaciones que ayudan a mejorar la vida de nuestros jóvenes, ninguna de ellas está preparada para ayudar a 20.000 de ellos”. 

    Como resultado de la observación casual de Guth realizada tres años atrás surgió el Kiwanis Closet (Ropero del club Kiwanis), que ha brindado a más de 4.000 personas: zapatos, vestimenta y artículos escolares y las ha recomendado a otras organizaciones. Primero fue denominado como Stuff-A-Bus (Llenando un autobús) para simbolizar cómo se recolectaban las donaciones, pero luego fue nombrado nuevamente como Kiwanis Closet porque consiguieron un lugar permanente para las mismas.

    “Mi pasión por estos niños y sus familias tienen su origen en mi propia niñez y en mis luchas como madre soltera”, dice Guth.

    La pasión es más que una palabra apropiada para describir los esfuerzos de Guth.  Ella tiene un increíble talento para unir a grupos que ayudan a los niños necesitados. Por ejemplo, como miembro de la Greater Gallatin Homeless Action Coalition (Coalición para la Acción de Indigentes de Greater Gallatin) ella conectó al Banco de Alimentos de Montana y a los funcionarios de la escuela con el Coordinador  Estatal de Educación para Desamparados, a fin de mejorar los servicios dados a los estudiantes indigentes.

    “Ella también está organizando cambios de imagen, consiguiendo vestidos, entradas para la graduación, cenas y paseos para los jóvenes más desafortunados de la promoción de la escuela secundaria de Bozeman y Blegrade que normalmente no podrían asistir a esos eventos”, añade la secretaria del club Mary Brydich.

    Guth no es la única socia con un gran corazón dedicado a luchar por aquellas personas que no pueden llegar a fin de mes. Otros socios han encontrado también otras formas de contribuir con el mismo objetivo.

    En mi primera reunión Kiwanis, hubo un presentador de la escuela secundaria Bozeman que habló sobre los estudiantes indigentes y sus necesidades”, dice la socia Teresa Lerner. “Realmente me llegó al corazón cuando habló sobre la cantidad de estudiantes indigentes que hay en nuestra comunidad y la cantidad de ellos que pasan hambre cada día. A los adolescentes no les gusta que los señalen con el dedo y muchos de ellos no pueden o no quieren ir al banco de alimentos u otra agencia para recibir ayuda”.

    Al notar la cantidad de comida no consumida después del almuerzo del buffet del club, Lerner trabajó con el proveedor para que llevara ese remanente a la escuela secundaria, con el objetivo de que la maestra lo repartiera entre los necesitados. “La maestra solo les dice que la comida es del club Kiwanis, para que no haya ningún tipo de estigma”, añade.

    Y cuando la Infantería de la Marina y la Liga Americana no pudieron con el programa de la comunidad Toys for Tots (Juguetes para los peques), los Kiwanis unieron sus fuerzas con el Club Lions para entregar juguetes y canastas con alimentos durante las festividades.

    “En el 2012, entregamos regalos a 1.491 niños, ayudamos a 591 familias y distribuimos 347 canastas de alimentos en seis condados”, dice con orgullo Brydich, el presidente del proyecto.

    Pero el compromiso del club con los indigentes y la pobreza no se limita solo a su comunidad. Los miembros también se unen a otros Kiwanis en el Distrito de Montana para llenar mochilas con productos básicos de higiene y con vestimentas para los niños que han sido sacados de sus hogares por una crisis y puestos bajo el cuidado de familias temporales.

    Siento que es mi deber como socia Kiwanis hacer algo”, dice simplemente Guth.  —Courtney Meyer

    ¿Tiene una historia Kiwanis para compartir? Envíela a shareyourstory@kiwanis.org para su consideración.

    ¿Qué le han enseñado las encuestas de su comunidad a su Club Kiwanis sobre las necesidades de la misma? Cuéntenos en la sección de comentarios que se incluye aquí.

  • La Polinesia Francesa celebra a los niños y a los Kiwanis

    ago 02, 2013
    Children learn how to make puppets

    Un desfile de niños alzando coloridas marionetas hechas a mano sigue a un camión con banderas Kiwanis flameando. Cada niño viste una camiseta blanca y lleva una corona de flores frescas en el cabello.

    Por cuatro años consecutivos, los ochos clubes Kiwanis de la isla de la Polinesia Francesa han organizado el evento del Día Mundial Kiwanis: La Kiwanienne. Es un día en que se motiva la creatividad, se promueve el entretenimiento y se demuestra el entusiasmo de los socios Kiwanis por su misión de servicio. Este año en la isla de Tahití, los clubes Kiwanis The Hei o Te Ra Tahití y Oa Oa de Tahití organizaron la celebración, con la ayuda de los otros clubes Kiwanis del área.

    Un sol resplandeciente alumbró el lugar creando un ambiente de júbilo. Con música y aperitivos, los participantes estuvieron encantados con la variedad de talleres creativos. Los niños pintaron y decoraron camisetas, que llevaban el lema del día: “Caminando en Familia por un Niño”. También entrelazaron coronas de flores. Una de las actividades favoritas, tanto para niños como para adultos, fue crear divertidas marionetas con periódicos viejos,  pegamento y telas coloridas y vistosas.

    "Los niños se divirtieron mucho creando las marionetas y las camisetas,” reflexiona François Bourget, presidente electo del club Kiwanis Oa Oa de Tahití. “Las fotos lo dicen todo al ver la atención, la sonrisa y la felicidad en la cara de todos".

    Después del desfile por la ciudad, un panel de jueces revisó la vestimenta personalizada de los niños y premió a los ganadores con canastas llenas de comida y regalos. El día de diversión se cerró con un aparima, un baile tradicional polinesio realizado por los niños de Moorea.

    Todos los Kiwanis estaban realmente encantados por este cálido y acogedor día, lleno de solidaridad y amistad”, dice Bourget. “Fue un gran placer participar en el evento para conocernos mejor con los demás socios de los clubes y afianzar los valores Kiwanis. Todos sentimos el entusiasmo vivido en el lugar”.  —Courtney Meyer

    ¿Tiene una historia Kiwanis para compartir? Envíela a shareyourstory@kiwanis.org para su consideración.

    ¿Qué hace su club Kiwanis para mostrar su presencia en su comunidad? Cuéntenos sobre lo que hace en la sección de comentarios que se incluye aquí

  • Responde controlando una tragedia

    ago 02, 2013
    Aftermath of Harveyville tornado

    En febrero del año 2012, la ciudad de Harveyville en Kansas fue devastada por un tornado que derribó árboles y destrozó casas. Rond Snoddy, un Kiwanis del cercano pueblo de Berryton (Kansas) respondió rápidamente a la catástrofe. Ayudó a los residentes a rescatar lo que podían de sus pertenencias mediante el corte de árboles y la limpieza de escombros. Él actuó como un voluntario capacitado del Equipo de Respuesta a Emergencias de la Comunidad (CERT) que su club Kiwanis había formado el año anterior. 

    "Sentí que era algo que debía hacer. Necesitaba ayudar a la comunidad”, dice Snoddy.

    El programa CERT fue adoptado por todas las comunidades en los Estados Unidos en el año 1993 por la Agencia Federal de Administración de Emergencias (FEMA). Los voluntarios son instruidos sobre cómo prepararse en caso de desastres y capacitados sobre cómo ayudar a los demás cuando los socorristas profesionales no están disponibles en forma inmediata.

    Cuando ocurre una catástrofe, nuestra primera tarea es asegurarnos de que nuestra familia esté a salvo. Luego, verificamos que nuestros vecinos estén bien y  reportamos las áreas que necesitan atención inmediata. Puede que se nos pida realizar una búsqueda o un rescate en áreas rurales o urbanas, o brindar ayuda médica de emergencia y/o consuelo psicológico a los vecinos”, dice Snoddy, presidente del club y miembro de CERT.

    En caso de incendio, tornado o inundaciones, los capitanes CERT asignados a un área pequeña de la comunidad envían una evaluación del lugar al centro de comando central, que a su vez es transmitida a su personal de emergencias.

    "Queremos que nuestra comunidad sea un lugar seguro ahora y para las futuras generaciones. Desafortunadamente, parece que los desastres ocurren en todo momento donde hay gente que necesita ayuda. Recientemente, hubo un incendio que afectó a un padre soltero con cuatro niños. Se salvaron. Pero, después del acontecimiento, se enfrentaron a un shock producto de la realidad presente y se dieron cuenta de lo que habían perdido y cuáles eran sus necesidades inmediatas. Me reconfortó poder ayudar a poner las cosas en perspectiva”, dice Bette Snoddy.

    Las actividades del CERT están subvencionadas por fondos que provienen de una variedad de eventos realizados. Entre ellos: una venta de garaje, una carrera de patos de goma en un lago local, donaciones y recursos de la comunidad. El grupo fue inicialmente compuesto solo por Kiwanis. Pero gracias a las clases para detectar las tormentas y Una Salida en el Vecindario, patrocinado principalmente por el club Kiwanis y diseñado para demostrar la seguridad en un medio conocido, se ha logrado reclutar a otras personas.

    Las experiencias individuales de cada voluntario marcan la influencia de su trabajo. Aquellos con experiencia médica generalmente trabajan en la clasificación de heridos, la búsqueda y el rescate, mientras que otros trabajan en el área administrativa realizando el análisis del costo de los incidentes y registrando el tiempo de trabajo del personal.

    Yo trabajo en el grupo de rescate de animales porque vivo en el campo”, dice el socio Kiwanis Rich Runnebaum, quien habla de su rol en CERT. “Tenemos que cuidar a nuestros amigos de cuatro patas, así como también a nuestros vecinos. La madre naturaleza puede ser bastante dura con nosotros a veces”.

    Este trabajo es muy reconfortante a pesar de las demandas psicológicas y a veces físicas. Ron Snoddy se sintió reconfortado cuando una mujer se acercó a él para donar sangre. Una pequeña conversación entre ambos reveló que él la había ayudado a sacar los escombros de su antigua casa después del tornado de Harveyville en el 2011.

    “Ella estaba muy conmovida al verme”, recuerda Bette Snoddy. –Courtney Meyer

    Working in the control room

    ¿Tiene una historia Kiwanis para compartir? Envíela a shareyourstory@kiwanis.org para su consideración.

    ¿Su club Kiwanis ayuda a personas que han sido afectadas por un desastre? Cuéntenos  cómo lo hace en la sección de comentarios que se incluye aquí.

  • Florecen las sonrisas en el Festival de las Fresas

    jul 29, 2013

    Boys at festival enjoying smoothies

    Los eventos organizados por Kiwanis, ya sea un desayuno con panqueques o una fiesta de Navidad, unen a los socios de las comunidades con la identidad del club. El Festival de Fresas de Newark no es una excepción a esta tendencia.

    Cuando una organización de la comunidad organizó este festival hace 30 años para mejorar el centro de la ciudad y así atraer a más personas al lugar, al club Kiwanis de Newark, Ohio, se le asignó la tarea de realizar las tortas de fresas. Pero a los pocos años, la organización desapareció y los Kiwanis se hicieron cargo del evento. El club ahora tiene la ardua tarea de: concesionar los stands de alimentos, contratar los juegos infantiles y a grupos de entretenimiento, realizar las conexiones de los servicios públicos y conducir el desfile para coronar a la Reina de las Fresas. Se elige una reina para cada uno de los cuatro grupo de participantes de diferentes edades.

    “El club pasa todo el año planificando este evento”, dice Bill Rauch, presidente del Festival de las Fresas.

    Esto incluye un esfuerzo de última hora para preparar 250 pisos de fresas para la famosa torta del club. Pero vale la pena tanto trabajo. A pesar de que la lluvia amenazó con caer este año, más de 20.000 personas asistieron para comer fresas, ver a las participantes desfilar y escuchar diferentes tipos de música: desde country hasta disco.

    La torta de fresas es realmente buena y eso sin dudas atrae a muchas personas”, dice Rauch. “Para los ciudadanos de bajos recursos, que probablemente no podrían pagar la entrada a un parque de diversiones, el festival representa el poder tener una experiencia similar a un precio mucho más bajo.”

    El presidente del club, Michael Harris, está de acuerdo. “Los vendedores de comida y artesanías brindan una variedad que generalmente no se encuentra en los locales del lugar”, dice Harris. “Es un increíble lugar en la plaza del centro de Newark. Nuestro desfile atrae a muchos niños con padres y abuelos cariñosos. Finalmente, todos están de acuerdo que los ingresos son destinados a una buena causa.”

    El evento atrae a muchos niños y también sirve para beneficiarlos.

    Desde los años 20, nuestro club y una organización de servicio integrada por mujeres, se han unido para apoyar el Campamento O’ Bannon, que fue fundado en 1913”, dice Rauch. “Estos niños provienen de familias de bajos recursos por lo que probablemente no podrían participar de este programa de enriquecimiento, sin esta ayuda. El Festival de Fresas es el evento más grande de recaudación de fondos que tenemos para apoyar al campamento.”  –Courtney Meyer

    ¿Tiene una historia Kiwanis para compartir? Envíela a shareyourstory@kiwanis.org para su consideración

    .

    ¿Su club Kiwanis ha organizado algún evento en la comunidad? Cuéntenos sobre el mismo en la sección de comentarios que se incluye aquí.

blog comments powered by Disqus