Blog

  • Responde controlando una tragedia

    ago 02, 2013
    Aftermath of Harveyville tornado

    En febrero del año 2012, la ciudad de Harveyville en Kansas fue devastada por un tornado que derribó árboles y destrozó casas. Rond Snoddy, un Kiwanis del cercano pueblo de Berryton (Kansas) respondió rápidamente a la catástrofe. Ayudó a los residentes a rescatar lo que podían de sus pertenencias mediante el corte de árboles y la limpieza de escombros. Él actuó como un voluntario capacitado del Equipo de Respuesta a Emergencias de la Comunidad (CERT) que su club Kiwanis había formado el año anterior. 

    "Sentí que era algo que debía hacer. Necesitaba ayudar a la comunidad”, dice Snoddy.

    El programa CERT fue adoptado por todas las comunidades en los Estados Unidos en el año 1993 por la Agencia Federal de Administración de Emergencias (FEMA). Los voluntarios son instruidos sobre cómo prepararse en caso de desastres y capacitados sobre cómo ayudar a los demás cuando los socorristas profesionales no están disponibles en forma inmediata.

    Cuando ocurre una catástrofe, nuestra primera tarea es asegurarnos de que nuestra familia esté a salvo. Luego, verificamos que nuestros vecinos estén bien y  reportamos las áreas que necesitan atención inmediata. Puede que se nos pida realizar una búsqueda o un rescate en áreas rurales o urbanas, o brindar ayuda médica de emergencia y/o consuelo psicológico a los vecinos”, dice Snoddy, presidente del club y miembro de CERT.

    En caso de incendio, tornado o inundaciones, los capitanes CERT asignados a un área pequeña de la comunidad envían una evaluación del lugar al centro de comando central, que a su vez es transmitida a su personal de emergencias.

    "Queremos que nuestra comunidad sea un lugar seguro ahora y para las futuras generaciones. Desafortunadamente, parece que los desastres ocurren en todo momento donde hay gente que necesita ayuda. Recientemente, hubo un incendio que afectó a un padre soltero con cuatro niños. Se salvaron. Pero, después del acontecimiento, se enfrentaron a un shock producto de la realidad presente y se dieron cuenta de lo que habían perdido y cuáles eran sus necesidades inmediatas. Me reconfortó poder ayudar a poner las cosas en perspectiva”, dice Bette Snoddy.

    Las actividades del CERT están subvencionadas por fondos que provienen de una variedad de eventos realizados. Entre ellos: una venta de garaje, una carrera de patos de goma en un lago local, donaciones y recursos de la comunidad. El grupo fue inicialmente compuesto solo por Kiwanis. Pero gracias a las clases para detectar las tormentas y Una Salida en el Vecindario, patrocinado principalmente por el club Kiwanis y diseñado para demostrar la seguridad en un medio conocido, se ha logrado reclutar a otras personas.

    Las experiencias individuales de cada voluntario marcan la influencia de su trabajo. Aquellos con experiencia médica generalmente trabajan en la clasificación de heridos, la búsqueda y el rescate, mientras que otros trabajan en el área administrativa realizando el análisis del costo de los incidentes y registrando el tiempo de trabajo del personal.

    Yo trabajo en el grupo de rescate de animales porque vivo en el campo”, dice el socio Kiwanis Rich Runnebaum, quien habla de su rol en CERT. “Tenemos que cuidar a nuestros amigos de cuatro patas, así como también a nuestros vecinos. La madre naturaleza puede ser bastante dura con nosotros a veces”.

    Este trabajo es muy reconfortante a pesar de las demandas psicológicas y a veces físicas. Ron Snoddy se sintió reconfortado cuando una mujer se acercó a él para donar sangre. Una pequeña conversación entre ambos reveló que él la había ayudado a sacar los escombros de su antigua casa después del tornado de Harveyville en el 2011.

    “Ella estaba muy conmovida al verme”, recuerda Bette Snoddy. –Courtney Meyer

    Working in the control room

    ¿Tiene una historia Kiwanis para compartir? Envíela a shareyourstory@kiwanis.org para su consideración.

    ¿Su club Kiwanis ayuda a personas que han sido afectadas por un desastre? Cuéntenos  cómo lo hace en la sección de comentarios que se incluye aquí.

  • Florecen las sonrisas en el Festival de las Fresas

    jul 29, 2013

    Boys at festival enjoying smoothies

    Los eventos organizados por Kiwanis, ya sea un desayuno con panqueques o una fiesta de Navidad, unen a los socios de las comunidades con la identidad del club. El Festival de Fresas de Newark no es una excepción a esta tendencia.

    Cuando una organización de la comunidad organizó este festival hace 30 años para mejorar el centro de la ciudad y así atraer a más personas al lugar, al club Kiwanis de Newark, Ohio, se le asignó la tarea de realizar las tortas de fresas. Pero a los pocos años, la organización desapareció y los Kiwanis se hicieron cargo del evento. El club ahora tiene la ardua tarea de: concesionar los stands de alimentos, contratar los juegos infantiles y a grupos de entretenimiento, realizar las conexiones de los servicios públicos y conducir el desfile para coronar a la Reina de las Fresas. Se elige una reina para cada uno de los cuatro grupo de participantes de diferentes edades.

    “El club pasa todo el año planificando este evento”, dice Bill Rauch, presidente del Festival de las Fresas.

    Esto incluye un esfuerzo de última hora para preparar 250 pisos de fresas para la famosa torta del club. Pero vale la pena tanto trabajo. A pesar de que la lluvia amenazó con caer este año, más de 20.000 personas asistieron para comer fresas, ver a las participantes desfilar y escuchar diferentes tipos de música: desde country hasta disco.

    La torta de fresas es realmente buena y eso sin dudas atrae a muchas personas”, dice Rauch. “Para los ciudadanos de bajos recursos, que probablemente no podrían pagar la entrada a un parque de diversiones, el festival representa el poder tener una experiencia similar a un precio mucho más bajo.”

    El presidente del club, Michael Harris, está de acuerdo. “Los vendedores de comida y artesanías brindan una variedad que generalmente no se encuentra en los locales del lugar”, dice Harris. “Es un increíble lugar en la plaza del centro de Newark. Nuestro desfile atrae a muchos niños con padres y abuelos cariñosos. Finalmente, todos están de acuerdo que los ingresos son destinados a una buena causa.”

    El evento atrae a muchos niños y también sirve para beneficiarlos.

    Desde los años 20, nuestro club y una organización de servicio integrada por mujeres, se han unido para apoyar el Campamento O’ Bannon, que fue fundado en 1913”, dice Rauch. “Estos niños provienen de familias de bajos recursos por lo que probablemente no podrían participar de este programa de enriquecimiento, sin esta ayuda. El Festival de Fresas es el evento más grande de recaudación de fondos que tenemos para apoyar al campamento.”  –Courtney Meyer

    ¿Tiene una historia Kiwanis para compartir? Envíela a shareyourstory@kiwanis.org para su consideración

    .

    ¿Su club Kiwanis ha organizado algún evento en la comunidad? Cuéntenos sobre el mismo en la sección de comentarios que se incluye aquí.

  • Proveeduría móvil para mitigar la crisis económica

    jun 29, 2013

    Fort Myers Metro-McGregor Kiwanians with the mobile food bank

    Las difíciles circunstancias económicas por la que atraviesan algunas familias pueden vaciar rápidamente el almacén de alimentos de sus casas. Para ayudarlos durante esta crisis financiera, un club Kiwanis de la Florida y dos agencias locales, aunaron su pasión solidaria y los recursos con los que contaban, para organizar un programa móvil de entrega de alimentos.

    Un artículo del 2009, realizado por la CNN (una red de noticias por cable de EE.UU. con difusión global limitada), identificó al condado de Lee, en la Florida, como una de las áreas más afectadas por la crisis de viviendas de EE.UU. El año anterior, MSNBC (una fuente de información y un cable de noticias de EE.UU. también disponible en Canadá) reportó que el área de Cape Coral, en Fort Myers, tenía una de las tasas más altas de ejecuciones hipotecarias de la nación. El resultado: el 10 por ciento de desempleados y familias que se vieron forzadas a elegir entre pagar por la vivienda, por la salud o por los alimentos. Más del 60 por ciento de los hogares en el suroeste de la Florida no cuentan con acceso permanente y adecuado a alimentos esenciales.

    “Los estudios han demostrado que las familias de bajos recursos son las primeras en ser afectadas durante la recesión, y las últimas en recuperarse”, dice Kim Berghs, la directora del centro de voluntarios de la organización United Way de los condados de Lee, Henry y Glades. (United Way es una organización estadounidense cuyas sucursales coordinan y conectan las necesidades de la comunidad con los recursos ofrecidos por las agencias asociadas locales).

    Para abordar el problema de hambruna de la comunidad, el Banco de Alimentos  Harry Chapin creó, hace varios años atrás, un programa móvil de alimentos pero sus servicios no pudieron ser totalmente aprovechados, debido a la cantidad de mano de obra y a los recursos financieros necesarios para su ejecución.

    El club Kiwanis de Fort Myers Metro-McGregor ayuda con frecuencia a United Way y al banco de alimentos; por lo que la idea de co-organizar un evento sobre un almacén móvil para la entrega de alimentos, les pareció una idea ingeniosa a todas las partes involucradas.

    “Nuestro club fue uno de los primeros grupos en el área en reconocer el increíble beneficio que brindaba ayudar a nuestros vecinos necesitados y la rentabilidad de dicha colaboración”, dice Berghs, quien es también el secretario del club Kiwanis Metro-McGregor.

    United Way identificó a los barrios con las familias más necesitadas de suministros alimenticios, y publicó el evento en sus redes sociales de servicio.

    Durante el transcurso del día, el equipo de organizadores, conjuntamente con los clubes Kiwanis Fort Myers y Fort Myers-Edison, distribuyeron más de 15.000 libras de alimentos valorados en USD25.000 (carne, productos frescos y no perecederos) a 246 hogares, principalmente a familias con niños en edad escolar y a ancianos.

    “Las personas fueron muy amigables y agradecidas; dándole  a Kiwanis la oportunidad de conectarse con la comunidad”, reflexiona la presidente del club Jessica Gnagey.

    “Fue tan gratificante ver la alegría en el rostro de las personas a las que ayudábamos”, comparte Al Brislain, presidente del Banco de Alimentos Harry Chapin. “La mayoría de las familias de bajos recursos no pueden comprar productos frescos, por lo que el almacén móvil marcó una gran diferencia para  cientos de familias ese día”.  –Courtney Meyer

    A United Way volunteer builds a food tower

    ¿Tiene una historia Kiwanis para compartir? Envíela a shareyourstory@kiwanis.org para su consideración.

    ¿Fue su comunidad afectada fuertemente por la recesión económica? Cuéntenos en la sección de comentarios que se incluye aquí, cómo su club Kiwanis ayudó a las familias durante este período.

  • Guitarras de regalo

    jun 29, 2013

    Uncle Raggy with the Hannah Montana guitar

    Dural Ragsdale, o “Tío Raggy” como todos lo conocen mejor, es un Kiwanis bastante particular.

    “Siempre estoy en la búsqueda de ese proyecto especial”, dice el Kiwanis de Port City, en Vicksburg (Mississippi) y ex guitarrista profesional.

    La idea de regalar guitarras a niños deseosos de compartir su amor por la música, comenzó cuando su hijo y alguno de sus amigos trataron de grabar una canción con un joven que tenía una guitarra vieja que apenas funcionaba. Después de pedir prestada a Ragsdale una de sus guitarras Epiphones, el adolescente hizo un comentario sobre lo increíble que era el instrumento. Ragsdale le regaló la guitarra en ese mismo momento.

    Su trayectoria musical le ha permitido acumular en su casa una gran variedad de instrumentos musicales que comenzó a regalar a los jóvenes. Los instrumentos en su poder van desde guitarras Martin hasta una batería computarizada Yamaha.

    “No hacemos esto muy seguido, pero sabemos cuándo es el momento de hacerlo al encontrar un instrumento especial”, explica Ragsdale.

    Recientemente, le dieron una guitarra maltratada de Hannah Montana Disney Washburn. A pesar que primero creyó que se trataba de una guitarra de juguete, el comenzó a tocarla y se dio cuenta que la misma no estaba tan dañada como pensaba.

    Él recuerda una de las enseñanzas de su padre: “No importa cuán golpeado estés, si alguien te escucha lo suficiente, esa persona puede ayudarte a reincorporarte”.

    Él y su club Kiwanis mostraron el instrumento púrpura brillante en YouTube y lo ofrecieron a sus televidentes. Varios adultos trataron de comprar la guitarra. Sin embargo, una vez reparada, el club envió la guitarra eléctrica, un amplificador Peavey y unos auriculares, a una jovencita llamada Zara porque su madre quería que ella aprendiera a tocar la guitarra.

    “Nos dimos cuenta de lo que significa ser parte de una comunidad mundial”, dice Ragsdale. “Nuestro lema termina con: ‘ayudando a un niño y a una comunidad a la vez’ … No necesitamos conocerte para saber que tu eres importante para nosotros”.
    –Courtney Meyer

    ¿Tiene una historia Kiwanis para compartir? Envíela a shareyourstory@kiwanis.org para su consideración.

    ¿Alguna vez su club Kiwanis ha ayudado a alguien a desarrollar el don de la  música? Cuéntenos  su experiencia en la sección de comentarios que se incluye aquí.

  • Refrigeradores al rescate

    jun 29, 2013

    The Kiwanis club president and the Jamaican Minister of Health

    Aquí les cuento lo que sucede cuando los socios Kiwanis y los trabajadores del Servicio de la Salud Gubernamental se comunican: El premiado Programa de Vacunación Infantil en nuestro país resulta mucho mejor.

    No es ninguna sorpresa que las conversaciones entre el Club Kiwanis de Constant Spring (Kingston) y el Ministerio de Salud de Jamaica terminaran con un acuerdo para trabajar conjuntamente en el Programa Ampliado de Vacunación del país. Establecido en 1977, el programa fue recientemente citado por la Organización Panamericana de Salud como el modelo a seguir de la región. Desde que se creó este programa, se han eliminado varias enfermedades prevenibles, reduciéndose así el índice de mortandad infantil.

    Dado que el programa está orientado principalmente a los niños menores de siete años, el club Kiwanis se propuso comprar y donar dos refrigeradores a dos clínicas que las necesitaran. El Ministerio de Salud le proporcionó al club Kiwanis una extensa lista de las clínicas en el país.  Esto le permitió al club, previa investigación, establecer dónde se necesitaban más los donativos.

    “Es un proyecto excelente que tiene un gran alcance en el Programa Ampliado de Vacunación del Ministerio de Salud”, dice la ex presidenta del club Rosemarie Heaven. “Es de destacar el hecho de que los refrigeradores fueron asignados a dos clínicas rurales donde los necesitaban mucho”.

    La clínica de York Town en Clarendon y la clínica de Bethel Town en Westmoreland recibieron  modernos electrodomésticos que costaron JMD100.000. Anteriormente, ambas clínicas almacenaban las vacunas en refrigeradores viejos, rotos y con muy poco espacio.

    “El refrigerador ha satisfecho una gran necesidad, ya que esta área no contaba con un refrigerador en buenas condiciones. Hacía varios meses que no funcionaba bien, por lo que debíamos almacenar las vacunas en otros lugares y luego transportarlas cuando las necesitábamos”, explica Marcella Tomlinson, coordinadora del Programa Ampliado de Vacunación, del Departamento de Salud de Clarendon.   –Courtney Meyer

    ¿Tiene una historia Kiwanis para compartir? Envíela a shareyourstory@kiwanis.org para su consideración.

    ¿Alguna vez su club Kiwanis ayudó en un programa gubernamental? Cuéntenos  su experiencia en la sección de comentarios que se incluye aquí.

blog comments powered by Disqus