Blog

  • El poder de las alianzas

    mar 18, 2015

    Kiwanis members and students celebrate another National Reading Month in the Philippines.

    El que en la unión está la fuerza, es un concepto que está presente en el club Kiwanis  de United Davao, en Las Filipinas.  Trabajando junto con un programa gubernamental de lectura y  con una escuela elemental, el club marcó el “Mes de Lectura Nacional” (en las Filipinas), leyéndoles a los estudiantes y entregando libros a muchos de ellos.

    “Este proyecto anual toca muy de cerca el corazón de los socios de United Davao”, comenta Celia Piansay, ex secretaria de la Zona 7 del distrito de Filipinas del Sur. “En la escuela secundaria F. Bangoy National, de la ciudad de Davao, los Kiwanis disfrutaron leer a los niños de todas las edades y enseñarles lo importante que es la lectura”.

    La presidenta del club Lucia Natanauan inició el proyecto, con la asistencia de Ricardo Bohol, director de la escuela y ex presidente del club Kiwanis.

    “Se nos ocurrió este proyecto”, expresa Natanauan, “porque sus principios están alineados con el programa mundial de Lectura de Kiwanis International y con el Mes de Lectura Nacional de nuestro Departamento Educativo. Hemos realizado varios proyectos similares en el pasado y hemos apoyado la educación de otras maneras, incluyendo el programa de Incremento de Notas de Kiwanis (Kiwanis Bring Up Grades).

    Natanauan dice que en este día en especial, muchos Kiwanis visitaron la escuela para leerles a más de 120 niños, la mayoría de ellos en el jardín (entre 4 y 5 años de edad) y en primer grado (entre 6 y 7 años de edad).

    Asimismo, el club donó a la escuela libros de matemáticas, inglés, lectura, historia y ciencias para que los estudiantes de 5º y 6º grados los usaran. Los libros han sido donados al club por maestros jubilados y amigos de los socios.

    “Los estudiantes reaccionaron con mucha alegría", cuenta Natanauan. “Esperan que lo volvamos hacer el año entrante”.  — Dick Isenhour
  • Elvis está en casa

    mar 18, 2015
    The Invictones back up an Elvis performance to help Riverdale, Toronto, Kiwanians raise money for The Eliminate Project.

    Cuando el club Kiwanis de Riverdale (Toronto) contrató a los Fabulous Invictones para un concierto, este tenía sus motivos: uno, el dinero; dos, el espectáculo.

    Los Invictones, un conocido grupo coral masculino, han estado actuando por más de 45 años para personas de la tercera edad y organizaciones sin fines de lucro. A principios del invierno, el grupo actuó en la iglesia anglicana de St. Nicholas Birch Cliff, en Toronto, y ayudó al club Kiwanis a recaudar más de CAD$3.000.

    “El club decidió realizar el concierto porque uno de nuestros socios (el ex vicegobernador), Alan Dorman, oyó al coro en un evento de recaudación de fondos de su iglesia", explica Pauline Green, secretaria del club.  “El quedó muy impresionado con la actuación y nos sugirió que programáramos un concierto con ellos para recaudar fondos para el Proyecto Eliminar".

    El club, que ha estado buscando una manera de apoyar a Kiwanis International en su iniciativa de eliminar el tétanos materno y neonatal del mundo, aceptó la idea con agrado.

    “Vendimos más de 145 entradas”, dice Green. “Les vendimos entradas a muchas personas que no podían asistir al concierto, pero que las compraron una vez que les informamos sobre el Proyecto Eliminar. Además, muchos socios realizaron donaciones significativas pagando la comida, la recepción del evento, el coro y otros gastos".

    El coro, aparte de cantar un repertorio compuesto por éxitos de los años  60 y 70, tuvo a uno de sus miembros dramatizando a Elvis que cantó “Jailhouse Rock”, “You Ain’t Nothing but a Hound Dog”, y otros clásicos del "Rey". En resumen, “¡Viva Riverdale!"

    “Hubo rock & roll de sobra” cuenta Allen Pollard, presidente del club, “con aplausos y movimiento al compás de la música".  Más importante aún, sabíamos que un número de clubes de nuestra área todavía tenía que encontrar la manera de apoyar el Proyecto Eliminar. Esta fue una forma divertida de ayudar a eliminar el tétanos materno y neonatal en los países en vía de desarrollo".  — Dick Isenhour
  • Cómo recaudar fondos usando todo el potencial equino

    mar 18, 2015
    A contestant in a hunter class clears an obstacle during competition at the Brecksville Horse Show.

    Sesenta y siete años atrás, un día de junio, el club Kiwanis de Brecksville, en Ohio intentó algo nuevo: Un espectáculo con caballos.

    Llovió.

    No obstante, desde ese empapado comienzo, el espectáculo Kiwanis con caballos se ha convertido en la actividad de recaudación de fondos más grande del club. Pero para reducir en el futuro las posibilidades de un espectáculo con lluvia, los Kiwanis consultaron el almanaque Old Farmer's Almanac (Viejo Almanaque de los Granjeros) para elegir el día más seco del año.

    Hoy, el espectáculo anual de caballos que Kiwanis organiza en agosto es considerado un encuentro social para los amantes de estos animales que marca el fin del verano. Este evento ha sido reconocido como el “Mejor espectáculo con caballos de Ohio”.

    Es increíble la variedad de actividades que los Kiwanis incluyen en ese horario de un solo día.

    “Actualmente, el espectáculo cuenta con dos corrales”, dice el secretario del club Kevin Brusk. “El corral principal es conocido como el corral del espectáculo, y un corral de doma es donde se realizan los eventos de salto. El año pasado, se presentaron más de 50 clases en el corral principal, y más de 40 clases en el corral de doma. Cada clase está compuesta por diferentes grupos de edades y diferentes razas de caballos. El día comienza con clases para los niños, continúa con las clases de jóvenes y finaliza con las de adultos”.

    Además de eso, está la competencia de caballitos de palo, donde los pequeños arman su propio caballito de palo de escoba para mostrarlo en el corral.

    “El dinero que recaudamos se lo damos nuevamente a la comunidad mediante otros eventos que organiza Kiwanis como la búsqueda de huevos de Pascua y la entrega de regalos de Papá Noel”, expresa Brusk. “Como organización, trabajamos muy arduo para asegurarnos que las personas de la comunidad sepan que el dinero recaudado en este evento, vuelve directamente a ellas mediante nuestros programas, y para agradecerles por el continuo apoyo que nos brindan al asistir al espectáculo con caballos".

    El evento también les permite a los socios hablar sobre Kiwanis en la ciudad. “La gente”, dice Brusk, “ya conoce a Kiwanis porque generalmente comenta: “Oh sí, he estado en el espectáculo con caballos muchas veces”.

    Cuando se celebró el espectáculo inaugural con caballos, Brecksville era una pequeña ciudad donde los caballos formaban parte de la vida cotidiana. Actualmente Brecksville es un suburbio poblado donde unas pocas personas tienen interacción con los caballos. Este cambio social ha hecho que el espectáculo cambie con el paso del tiempo, añadiendo por ejemplo, vendedores de artesanías, paseos en pony y espectáculos varios.

    “A pesar de que ha evolucionado con el tiempo”, comenta Brusk, “el espectáculo con caballos sigue brindado a la comunidad una oportunidad para reunirse a fines del verano y experimentar la majestuosidad de estos equinos, antes de que los últimos días de calor se desvanezcan”.
  • Manejar: un sueño hecho realidad

    feb 23, 2015
    Bólidos: Kiwanis, ingenieros y terapeutas físicos se juntaron en un garaje para modificar y adaptar carritos eléctricos que sirvieran a niños con necesidades especiales.

    ¿Cuál es el carro de sus sueños? ¿Un Aston-Martin DB5? ¿Un Jaguar clase E? Para algunos, es el último modelo motorizado Mader con algunas modificaciones. Los socios del club Kiwanis de River Forest/Oak Park, en Illinois, convirtieron en realidad el sueño de conducir para niños con discapacidades como síndrome de Down, parálisis cerebral y espina bífida. Esto fue posible gracias a modificaciones de bajo costo realizadas a los carros de juguete estándar disponibles en el mercado.

    Arun Jayaraman, uno de los socios fundadores del club, se enteró del proyecto “Go Baby Go” (Anda bebé, anda), creado por el investigador y diseñador Cole Galloway, de la Universidad de Delaware. Los carros eléctricos son personalizados de manera que los controles de las manos y los pies son colocados en el apoyacabezas u otros lugares, dependiendo de las necesidades particulares del niño.

    Jayaraman, director del Max Näder Lab for Rehabilitation Technologies and Outcomes Research (Laboratorio de Tecnologías de Rehabilitación e Investigación de Resultados Max Nader) del Instituto de Rehabilitación de Chicago, trajo el programa a Illinois donde el club Kiwanis River Forest/Oak Park financió la compra de los carros, alimentos y recursos para cuatro vehículos—tres pequeños y uno grande.

    Una de las modificaciones más importantes realizadas es la ubicación de los pedales.

    “Si un niño no puede mover las manos o las piernas, los movemos a la parte de atrás del asiento y ubicamos los pedales en el apoyacabezas", explica Jayaraman. “Al apoyar el niño su cabeza en el apoyacabezas, el carro se mueve. Se ponen muy contentos cuando se pueden mover solitos”.

    Los cambios requieren cerca de USD100 para comprar los objetos necesarios como: tubos flotadores de poliuretano, tubos de PVC y otros materiales básicos. También se incluye un manual que provee instrucciones paso a paso. Ayuda al proyecto tener cerca ingenieros u otros profesionales en el campo técnico, pero no es requisito necesario (solo facilita el proyecto).

    “Los niños con discapacidades físicas y mentales generalmente son dejados de lado en los parques infantiles", cuenta Jayaraman. “No pueden jugar con los demás niños de la misma manera. Esto crea un aislamiento social y comunitario. Es difícil integrarse en la vida cotidiana”.  — Cathy Usher
  • Proyecto Kiwanis de reconocimiento comunitario: Una dulce caminata

    feb 23, 2015
    Los participantes de la caminata del chocolate van de tienda en tienda probando dulces delicias preparadas por chefs, fabricantes de caramelos, pasteleros y heladeros.

    En su negocio Think Silk, Alice Bracken sumerge en chocolate derretido una cereza al marrasquino y agrega dos rebanaditas de almendra para crear un delicioso y dulce mousse de chocolate. El club Kiwanis de Lititz, en Pennsylvania, ha implementado un proyecto de reconocimiento comunitario que usa la famosa delicia de Bracken, junto con las delicias de otros 25 chocolateros. Este proyecto recauda más de USD50.000 al año que luego dona a: las bibliotecas locales, el Centro Pediátrico Schreiber, la Clínica Lancaster especializada en paladar hendido y muchas otras organizaciones benéficas.

    Un proyecto Kiwanis de reconocimiento comunitario es una actividad que por su popularidad e importancia exalta la reputación de los clubes dentro de la comunidad y en sus alrededores. Los proyectos Kiwanis de reconocimiento comunitario fortalecen la membresía del club y son un ingrediente clave del plan estratégico de Kiwanis International: el Plan-I.

    La caminata del chocolate reúne a los Kiwanis de Lititz y a los socios del Key Club de la secundaria Manheim Township, así como  a los mejores chefs, fabricantes de caramelos, pasteleros y heladeros, quienes ofrecen una gran variedad de postres y golosinas de chocolate. Lea más sobre este dulce evento para recaudar fondos en la revista Kiwanis de diciembre del año 2013. Asimismo, puede acceder a una versión más amplia con video incluido en la publicación de las aplicaciones de iPad y Android.

    “A pesar de que siempre hemos sido un pequeño club, muchos de nuestros nuevos socios en los últimos 13 años se han asociado al club motivados por la caminata del chocolate; ya sea que los dueños de los negocios locales han visto el beneficio que la caminata trae a la ciudad y a sus negocios o porque ellos quieren ser parte de la organización que logra tal éxito”, dice el presidente de la caminata del chocolate, Marty Freeman. “Alice Bracken es nuestra modelo para trabajar en esto. Ella es una socia Kiwanis activa que nos ayudó a crear otro festival de comidas llamado el Festival Lititz Pretzel, que se festeja en la primavera.

    “Tenemos mucha suerte de contar con una fábrica de chocolates ubicada en el centro de la ciudad, y una de nuestras socias es Kathy Blankenbiller, una artista del chocolate de la compañía  Wilbur Chocolate. Por más de una década ella ha creado increíbles escenografías comestibles, que forman parte del recorrido de la caminata y que favorecen nuestra imagen”.

    Ese prestigio se escucha en las calles y en los callejones de Lititz, cuenta Freeman, quien escuchó a dos mujeres hablar detrás de un negocio en la zona céntrica: “Me encanta la caminata del chocolate porque puedo hacer las tres cosas que más me gustan: ir de compras, comer chocolate y caminar”.

    Si desea leer más historias sobre los proyectos Kiwanis de reconocimiento comunitario de los clubes, esté pendiente de la revista Kiwanis, edición abril/mayo del año 2015.
blog comments powered by Disqus