Blog

  • ¡Advertencia! Conductores estudiantes

    ene 25, 2014
    An accident simulation demonstrates the dangers of inattentive driving.

    Una vez que Nora Grace David obtuvo su licencia de conducir, ella creyó estar lista para manejar en la carretera. Pero cuando su papá la inscribió en el programa Road-eo de manejo para adolescentes, organizado por el Club Kiwanis Macon de Georgia, ella se dio cuenta cuánto le faltaba por aprender.

    “Fui y me divertí muchísimo”, dice David. “Aprendí mucho”.
    A continuación describimos algunas de las cosas que aprendió:
    • Lo que los camioneros pueden - y no pueden – ver en los espejos.
    • Cómo la policía rescata a las personas atrapadas en los vehículos.
    • Cómo estacionar bien en paralelo.
    “Creo que el programa Road-eo me convirtió en una mejor conductora y me enseñó a manejar de forma más segura. Ahora conduzco sabiendo lo que puede pasar”, dice David.

    Desde hace cuatro años el Club Kiwanis de Macon ha estado organizando el Road-eo. Espere la próxima edición de la revista Kiwanis para conocer más  sobre este proyecto que salva vidas.

  • Una travesía para derrotar el tétanos

    ene 23, 2014
    A walk across the Swiss landscape raises money for The Eliminate Project.

    Cuando llegó el momento de recaudar dinero para salvar y proteger a las madres y a los bebés, la división 9 del distrito de Switzerland-Liechtenstein decidió realizar una caminata.

    Una caminata por un paisaje de colinas hizo mucho más que despejar la mente y ejercitar el cuerpo de los participantes. Los 10 clubes Kiwanis de la división, liderados por el vice gobernador Rudolf Obrecht, recaudó SFr 10.000 para el Proyecto Eliminar: la Campaña Mundial de Kiwanis International para eliminar virtualmente el tétanos materno y neonatal.

    Los Kiwanis realizaron caminatas programadas, cada una de una duración máxima de 70 minutos, por las colinas del valle Emmental y hasta hicieron una parada a mitad de camino. Las excursiones siempre finalizaban, “por casualidad” en un Gasthaus (tipo de posada o taberna alemana) para comer y tomar algo. Allí anotaron los kilómetros que habían recorrido, generando SFr. 5 por kilómetro para los fondos sociales de sus clubes. En esa ocasión se dejó constancia del monto recaudado y se tomó una foto al grupo celebrando los logros.

    “Hacia la tarde, en el período comprendido entre el 9 de abril de 2013 y el 3 de julio del mismo año", informa Obrecht, “en alguna parte de las planicies o de las colinas cuidadosamente ondeantes del valle Emmental, una fila de personas marcaban su recorrido como un Tatzelwurm colorido, todas de buen humor, vestidos deportivamente, usando botas de escalar, rompe vientos y conversando animadamente. Por lo general, se detenían en algún lugar del camino, donde no perdían la oportunidad de aprender algo sobre el pasado o la cultura del lugar”. —Catherine Usher

  • Un hermoso lugar para vivir

    dic 17, 2013

    Neighbors and Kiwanis members celebrate a best block award.

    Se dice que la belleza está en el ojo del espectador. En la ciudad de Medicine Hat, en la provincia de Alberta, este viejo adagio resulta cierto gracias al programa Kiwanis que tiene como meta, la identificación de la mejor residencia y de la mejor cuadra de la ciudad. Así ayuda a fomentar el orgullo de los vecinos y el encanto de esta ciudad de 62.000 habitantes.

    Cada verano, desde hace más de 60 años, lo socios del Club Kiwanis de Medicine Hat han observado de cerca los barrios de la ciudad, a fin de encontrar las residencias más atractivas para luego entregarles el título de “la mejor residencia”. Las viviendas y hasta cuadras enteras que presenten un diseño creativo de jardinería, prolijidad y características fuera de lo común pueden ganar un cartel Kiwanis, que se colocará en el jardín de la entrada de la casa, y una foto en el periódico local.

    “Hemos recibido llamadas de personas que nos dicen: ‘¿Han visto la mía? ’”, dice el secretario del club Allan Olson. “En algunas áreas hay una verdadera rivalidad entre los participantes”.

    Durante un período de tres meses, se eligen los ganadores semanales. Al final del verano, los Kiwanis eligen la mejor residencia y la mejor cuadra del año y planifican las festividades en las áreas ganadoras.

    “Fue un gran honor para nosotros recibir el reconocimiento”, dice Ken Botschatzke, quien vive en la cuadra que ganó el premio del 2013. “Estuvo presente un gaitero y el alcalde también. Hasta tuvimos una caminata siguiendo al gaitero y luego tomamos café y unos refrescos”. — Karen Pyle Trent

  • En llamas

    dic 17, 2013

    Gail Browne and two of her children pose outside her new home.

    A menos que se lo haya vivido, es difícil comprender la desesperación que siente una familia al perder su casa en un incendio. Pero Gail Browne si conoce ese sentimiento.

    En el 2011, esta madre soltera de seis niños, se quedó sin hogar cuando el fuego destruyó su casa. En los años siguientes, ella mantuvo unida a su familia, mudándose de casa en casa, según sus posibilidades.

    Browne y sus hijos ahora viven en una nueva casa que el Club Kiwanis de Barbados-Central construyó para ellos. Pero los recuerdos de esos difíciles días le ayudan a entender las dificultades que enfrentan las familias que han sido afectadas por una tragedia.

    "Cuando ocurrió el incendio, mi prioridad era proporcionar refugio y algo de seguridad para los niños, ya que ellos tienen distintas edades, algunos son pequeños y otros adolescentes”, dice Browne.

    “Pero una vez que acepté lo del incidente, comencé a preocuparme por la ropa, los útiles escolares y a quién recurrir por ayuda. “Luego me di cuenta que necesitaba ayuda psicológica debido al dolor y a la desesperanza que se apoderó de mí. Asimismo, los niños tuvieron que adaptarse a un cambio ya que tuvieron que compartir sus pertenencias, arreglárselas y lograr una cierta sensación de comodidad”. — Shanna Mooney

  • A surferar (de nuevo) en Nueva York

    dic 17, 2013

    A young surfer rides the waves during a Surf for All event.

    A veces, las fuerzas de la naturaleza pueden ser desapacibles; y por ello,  se necesitan generalmente las fuerzas de la amabilidad, para contrarrestarlas. Fuerzas como las del Club Kiwanis de Garden City, en Nueva York.

    Cuando el huracán Sandy acechó la costa este de los EE.UU., en octubre de 2012, se llevó consigo cerca de 300 vidas y causó destrozos de aproximadamente USD70 mil millones. En Long Beach (Nueva York), barrió con casi toda la organización Surf for All (Surf para todos).

    Fundada en el 2002 por Jim Mulvaney y  sus compañeros surfistas Cliff y Will Skudin, la organización Surf for All enseña a los adolescentes y a los adultos con discapacidades físicas y de desarrollo, a disfrutar del surfeo. Esta entidad sin fines de lucro utiliza equipos de surfeo especiales, adaptados a las necesidades  de cada participante. Sandy se llevó todo consigo.

    “Jim presentó un programa a nuestro club sobre el autismo”, explica Gloria Sena, ex presidenta del Club Kiwanis de Garden City, en Nueva York. “Él tiene un hijo autista adulto, y por ello creó Surf for All. Cada año, en el día de San Patricio, reconocemos a diferentes instituciones benéficas. Este año, donamos USD2.000 a Surf for All para que pudiera reemplazar el equipo de surfeo que perdió”. — Nicholas Drake


blog comments powered by Disqus