Blog

  • Maratón Polar

    oct 20, 2015

    Después de haber completado la carrera, el kiwanis Summa Gilbert (a la derecha) muestra el cartel del Proyecto Eliminar en la línea de llegada.

    Sentir el pavimento bajo los pies. Romper la barrera de la fatiga física. El entrenamiento. Todo esto forma parte de la experiencia de un maratonista. Pero solo pocos deportistas que corren largas distancias han soportado el hielo, las temperaturas extremas y el desafío mental que exige una carrera al Polo norte.

    Gilbert Summa lo ha logrado.

    Summa GilbertGracias a Nancy, a Francia y a los esfuerzos Kiwanis más de 5.500 madres y bebés serán salvados o protegidos del tétanos materno y neonatal.

    Este abril pasado, Summa fue uno de los 44 competidores del maratón del Polo norte. Con temperaturas fluctuantes entre los -25 y -40 grados Celsius (-13 y - 40 Fahrenheit), el completó el recorrido de 42,125 km. en menos de ocho horas. Al finalizar también recaudó 9.000 euros para el Proyecto Eliminar.

    “Alcanzar la meta es secundario”, dijo Summa a UNICEF Francia (francés). “Lo que importa es el proceso para llegar a ella. Durante esta aventura disfruté mucho el apoyo de las personas y de la forma en que se vieron reflejadas en mi desafío humano, convirtiendo al proyecto Kiwanis – UNICEF en algo propio. Mi logro no me pertenece, sino que pertenece a todos los que trabajan defendiendo a los niños".

    Después de haber conquistado el Polo norte (y Nueva Zelandia el pasado mes de octubre), ahora él ha corrido maratones en todos los continentes.

    “Mi objetivo era correr un maratón en cada uno de los continentes del planeta”, dice Summa. “El año próximo, creo que correré en el continente americano y luego en el Polo sur".

    Él eligió añadir la recaudación de fondos a la carrera del Polo norte por sus convicciones Kiwanis.

    “El proyecto de la red Kiwanis me convenció”, explica Summa. “El ayudar a los niños significa algo para cualquier persona con corazón. Los niños son nuestra parte más bondadosa. Creo que uno tiene que saber cómo dar a los demás lo que uno ha recibido. Es con gran satisfacción que me comprometo por aquellos que no fueron tan afortunados como yo. Uno tiene que poder ayudar, de forma modesta, a compartir esta visión de mundo que da esperanza a los niños”.

  • Vengan a jugar

    oct 20, 2015

    Con alas de mariposa dibujadas en su rostro, una visitante del festival guarda cuidadosamente en su bolsa, también decorada con una mariposa, el antifaz que hizo con sus propias manos.

    El presidente JP Collins contempla el Alderney Landing Park y sonríe.  Alrededor del presidente  del Club Kiwanis de Darmouth, Nova Scotia, los niños disfrutan del Festival Mother Goose (Madre Gansa) del club.  Los niños saltan tan alto como pueden en el saltarín, decoran galletas, hacen pintar sus caras, esperan pacientemente por una espada o un animal hecho de globo, buscan tesoros, ríen durante una obra de teatro, juegan en el parque de juegos de Kiwanis, hacen manualidades, se pintan tatuajes borrables, escuchan cuentos, acarician cabras u ordeñan una vaca (de plástico).

    ¡Y todo es gratuito!

    “Es tan lindo que todos puedan venir y no tengan que pagar”, dice Collins. “Hoy en día todo es tan caro para los padres”.

    De hecho, niños de diferentes características sociales se mezclan en el festival Kiwanis. Todos son felices. No hay necesidad de que las niñas y niños rueguen a sus mamis para que les compren una entrada para el saltarín. Ningún niño se queda mirando y deseando tener el juguete que otro niño recibió. En este festival, el hecho de que todo es “gratis” hace que todos sean iguales.

    El Festival Mother Goose de Dartmouth forma parte de las celebraciones de July Natal Day, en el cual se conmemora el aniversario de la fundación en 1895 de Dartmouth y Halifax, Nueva Escocia.  — Fabienne April

  • Una socia del Key Club calificó para participar en el maratón de Boston

    oct 20, 2015

    La socia del Key Club de California, Kathie Paniagua-Urrutia corre el maratón de Boston por una causa.

    A Kathie Paniagua-Urrutia le gusta correr. En vez de huir de los obstáculos, la ex alumna y socia del Key Club de la escuela secundaria de Chatsworth, en California, asume el desafío de la maratón de 42,195 km.

    “Comencé a correr a los 12 años", dice Paniagua. “Mi familia se mudó a los Estados Unidos desde El Salvador. Empecé a correr para poder integrarme a la sociedad y hacer amigos. Mis dos hermanos mayores corrían en la secundaria.  Ellos me preguntaron: “¿Quieres correr tú también?” Pasé de sentir tristeza por estar en una cultura nueva a sentirme feliz por pertenecer a algo más importante”.

    Ahora como estudiante del primer año en la Universidad de California (Davis), Paniagua formará parte de algo poderoso el próximo abril. Hace poco clasificó para correr el maratón de Boston en el 2016.

    “Corrí el maratón de Los Ángeles en marzo, con un tiempo de 3 horas y 33 minutos - solo dos minutos por debajo del tiempo de clasificación para correr el maratón de Boston", cuenta Paniagua. “Cuando corrí mi primer maratón, me tomó más de siete horas”.

    ¿Qué es lo que ella piensa cuando corre?

    “Soy religiosa, por eso rezo para tener fuerzas", expresa Paniagua. “No es fácil correr. Cuando me acerco al km 27, solo siento dolor. A medida que disminuyen las fuerzas físicas, la fuerza mental debe aumentar. Yo ofrezco mi dolor por las personas necesitadas”.  — Nicholas Drake

  • Formando a los que construyen la nación

    oct 19, 2015

    Los estudiantes de la escuela Philippines’ National School for the blind (Escuela Nacional para ciegos de Filipinas) recrearon a la audiencia tocando instrumentos angklung durante un concierto anual.

    Los mandatos legales de Las Filipinas establecen que los niños con necesidades especiales deben tener la oportunidad de crecer y contribuir en la formación de la nación empleando sus capacidades. Sin embargo, es el amor el que impulsa a los socios del Club Kiwanis Ng San Pedro a nutrir ese potencial de los estudiantes de la escuela Nacional para Ciegos.

    “Nuestro amor y el apoyo a los niños con necesidades especiales siempre formarán parte de los proyectos Kiwanis y de la organización religiosa", dice la socia kiwanis de San Pedro, Flordeliza "Baby” Ruiz.

    Los Clubes Kiwanis de Mont Dore, de Nueva Caledonia y el Purple Heart Luzon se unieron a los kiwanis de San Pedro (Las Filipinas) para visitar regularmente a 130 niños y niñas  y obsequiarles: arroz, fideos, útiles escolares, mochilas, mantas, artículos de aseo y un angklung. El coro, el grupo musical (glee club) y el departamento de música de la escuela utilizan el instrumento indonesio en cada espectáculo público de folclore, bailes de salón y danza moderna.

    “Los estudiantes con necesidades especiales tienen derechos, como también talentos y habilidades”, dice Ruiz. “Con la intervención adecuada, los niños con capacidades especiales pueden brindar alegría a sus padres y a las personas como nosotros, los kiwanis”, agrega.

  • Aproveche la oportunidad de promover a su club

    sep 28, 2015
    El 1 de octubre, Susan A. “Sue” Petrisin asumirá oficialmente su mandato como presidenta de Kiwanis International. Será una gran oportunidad frente a los medios para vincular a su club con Kiwanis International. Kiwanis redactó el borrador de un comunicado de prensa que usted puede personalizar para compartirlo con los medios locales. Complete los espacios en blanco con información sobre su club y sus proyectos de servicio, luego envíelo a los periódicos, estaciones de televisión y otros medios de su comunidad. No olvide compartir el comunicado en las cuentas de las redes sociales de su club.

    Descargue el comunicado de prensa aquí
    .



blog comments powered by Disqus