Blog

  • Vengan a jugar

    oct. 20, 2015

    Con alas de mariposa dibujadas en su rostro, una visitante del festival guarda cuidadosamente en su bolsa, también decorada con una mariposa, el antifaz que hizo con sus propias manos.

    El presidente JP Collins contempla el Alderney Landing Park y sonríe.  Alrededor del presidente  del Club Kiwanis de Darmouth, Nova Scotia, los niños disfrutan del Festival Mother Goose (Madre Gansa) del club.  Los niños saltan tan alto como pueden en el saltarín, decoran galletas, hacen pintar sus caras, esperan pacientemente por una espada o un animal hecho de globo, buscan tesoros, ríen durante una obra de teatro, juegan en el parque de juegos de Kiwanis, hacen manualidades, se pintan tatuajes borrables, escuchan cuentos, acarician cabras u ordeñan una vaca (de plástico).

    ¡Y todo es gratuito!

    “Es tan lindo que todos puedan venir y no tengan que pagar”, dice Collins. “Hoy en día todo es tan caro para los padres”.

    De hecho, niños de diferentes características sociales se mezclan en el festival Kiwanis. Todos son felices. No hay necesidad de que las niñas y niños rueguen a sus mamis para que les compren una entrada para el saltarín. Ningún niño se queda mirando y deseando tener el juguete que otro niño recibió. En este festival, el hecho de que todo es “gratis” hace que todos sean iguales.

    El Festival Mother Goose de Dartmouth forma parte de las celebraciones de July Natal Day, en el cual se conmemora el aniversario de la fundación en 1895 de Dartmouth y Halifax, Nueva Escocia.  — Fabienne April

  • Una socia del Key Club calificó para participar en el maratón de Boston

    oct. 20, 2015

    La socia del Key Club de California, Kathie Paniagua-Urrutia corre el maratón de Boston por una causa.

    A Kathie Paniagua-Urrutia le gusta correr. En vez de huir de los obstáculos, la ex alumna y socia del Key Club de la escuela secundaria de Chatsworth, en California, asume el desafío de la maratón de 42,195 km.

    “Comencé a correr a los 12 años", dice Paniagua. “Mi familia se mudó a los Estados Unidos desde El Salvador. Empecé a correr para poder integrarme a la sociedad y hacer amigos. Mis dos hermanos mayores corrían en la secundaria.  Ellos me preguntaron: “¿Quieres correr tú también?” Pasé de sentir tristeza por estar en una cultura nueva a sentirme feliz por pertenecer a algo más importante”.

    Ahora como estudiante del primer año en la Universidad de California (Davis), Paniagua formará parte de algo poderoso el próximo abril. Hace poco clasificó para correr el maratón de Boston en el 2016.

    “Corrí el maratón de Los Ángeles en marzo, con un tiempo de 3 horas y 33 minutos - solo dos minutos por debajo del tiempo de clasificación para correr el maratón de Boston", cuenta Paniagua. “Cuando corrí mi primer maratón, me tomó más de siete horas”.

    ¿Qué es lo que ella piensa cuando corre?

    “Soy religiosa, por eso rezo para tener fuerzas", expresa Paniagua. “No es fácil correr. Cuando me acerco al km 27, solo siento dolor. A medida que disminuyen las fuerzas físicas, la fuerza mental debe aumentar. Yo ofrezco mi dolor por las personas necesitadas”.  — Nicholas Drake

  • Formando a los que construyen la nación

    oct. 19, 2015

    Los estudiantes de la escuela Philippines’ National School for the blind (Escuela Nacional para ciegos de Filipinas) recrearon a la audiencia tocando instrumentos angklung durante un concierto anual.

    Los mandatos legales de Las Filipinas establecen que los niños con necesidades especiales deben tener la oportunidad de crecer y contribuir en la formación de la nación empleando sus capacidades. Sin embargo, es el amor el que impulsa a los socios del Club Kiwanis Ng San Pedro a nutrir ese potencial de los estudiantes de la escuela Nacional para Ciegos.

    “Nuestro amor y el apoyo a los niños con necesidades especiales siempre formarán parte de los proyectos Kiwanis y de la organización religiosa", dice la socia kiwanis de San Pedro, Flordeliza "Baby” Ruiz.

    Los Clubes Kiwanis de Mont Dore, de Nueva Caledonia y el Purple Heart Luzon se unieron a los kiwanis de San Pedro (Las Filipinas) para visitar regularmente a 130 niños y niñas  y obsequiarles: arroz, fideos, útiles escolares, mochilas, mantas, artículos de aseo y un angklung. El coro, el grupo musical (glee club) y el departamento de música de la escuela utilizan el instrumento indonesio en cada espectáculo público de folclore, bailes de salón y danza moderna.

    “Los estudiantes con necesidades especiales tienen derechos, como también talentos y habilidades”, dice Ruiz. “Con la intervención adecuada, los niños con capacidades especiales pueden brindar alegría a sus padres y a las personas como nosotros, los kiwanis”, agrega.

  • Aproveche la oportunidad de promover a su club

    sep. 28, 2015
    El 1 de octubre, Susan A. “Sue” Petrisin asumirá oficialmente su mandato como presidenta de Kiwanis International. Será una gran oportunidad frente a los medios para vincular a su club con Kiwanis International. Kiwanis redactó el borrador de un comunicado de prensa que usted puede personalizar para compartirlo con los medios locales. Complete los espacios en blanco con información sobre su club y sus proyectos de servicio, luego envíelo a los periódicos, estaciones de televisión y otros medios de su comunidad. No olvide compartir el comunicado en las cuentas de las redes sociales de su club.

    Descargue el comunicado de prensa aquí
    .



  • Exhibición de muñecas

    sep. 14, 2015
    Los artistas posan cerca de las muñecas Kiwanis en la plaza de la ciudad de Luxemburgo.

    “Comencé con una hoja en blanco, con una idea y sin un solo euro", cuenta Claude Lardo con un brillo en su mirada. Lardo, un socio del club Kiwanis de Arlon en Bélgica, se inspiró en Cowparade, una exhibición internacional para recaudar fondos en más de 80 ciudades. Durante este evento los artistas decoran esculturas de vacas, que luego subastan para donarles las ganancias a organizaciones de caridad. Al ver esto, Lardo se preguntó: ¿Por qué no hacerlo con muñecas Kiwanis?

    ¿Por qué no inmensas y coloridas muñecas Kiwanis?

    Las muñecas Kiwanis de tamaño pequeño, que se usan en los hospitales para reconfortar a los niños, son muy conocidas en el distrito de Luxemburgo. El club Kiwanis de Luxemburgo ha entregado más de 26.000 muñecas en los últimos 20 años.

    Los trabajadores de la India fabrican los moldes de las muñecas. (Estos trabajos permitieron comprar máquinas de coser a 50 costureras, quienes además se dedican a coser uniformes escolares, incrementando así su ingreso.) Los moldes de tela se envían a Luxemburgo, donde el presidente del proyecto del club Kiwnais de Luxemburgo, Alex Nicola, se las entrega a los trabajadores con capacidades diferentes para que finalicen las muñecas.

    Andréa Sonntag está a cargo de coser las muñecas después de que sus compañeras de trabajo ya las han rellenado. Con lágrimas en los ojos ella comenta: “Es importante… ayudamos a niños enfermos”.

    Durante todo el proceso se crean aproximadamente 2.000 muñecas al año, pero los fondos no han sido suficientes para abastecer la demanda. Lardo cree que al fabricar y subastar esculturas de muñecas de tamaño natural puede garantizar que más niños reciban muñecas de juguetes, y también aumentar la conciencia pública sobre el proyecto y Kiwanis.

    Un diseñador industrial de profesión, Lardo diseñó la escultura y luego obtuvo fondos de la Fundación de Kiwanis International y del distrito de Bélgica - Luxemburgo. Luego, el visitó los clubes del distrito con la siguiente propuesta: Si el club le prestaba 1.250 euros o más, el equipo de Claude prometía devolver el préstamo más el 10 por ciento de las ganancias de la subasta, con el compromiso de que las ganancias serían destinadas a proyectos de servicios para niños.

    Los clubes sugirieron diferentes artistas para decorar las muñecas. Una de las artistas, Elisabeth Herckes, conocía Kiwanis gracias a la muñeca que su hijo de cinco años había recibido de los Kiwanis. “Como madre, quiero retribuirles, compartiendo mi pasión y mi arte con Kiwanis”, dice Herckes.

    Durante la convención de la federación de Kiwanis International-Europea, celebrada en la ciudad de Luxemburgo el pasado junio, y dentro del contexto del Centenario de Kiwanis -  se exhibieron 25 esculturas de muñecas coloridas durante una semana, en lugares públicos y privados: en bancos, negocios, edificios, en las instalaciones de la orquesta filarmónica y en otros lugares donde los turistas y los asistentes a las convenciones disfrutaban de la exhibición artística.

    Algunos entusiastas jugaban el juego de “tomarse una fotografía al lado de cada muñeca". Un turista alemán de Wuppertal comentaba entre risas: “¡Creo que a veces hasta los adultos deberían usar una muñeca cuando están en el hospital! ¡Es un gran proyecto”!

    Las esculturas también se exhibieron en un centro comercial. Durante una subasta realizada el 10 de julio pasado, la mitad de las muñecas se vendió por un total de 65.300 euros.

    “Nunca nos imaginamos que recaudaríamos esa cantidad”, exclama Lardo.

    El resto de las esculturas –conjuntamente con otras 10 nuevas - se enviaron a Bélgica para ser exhibidas y subastadas.

    “El proyecto fue difícil”, admite Lardo. “Tomó mucho tiempo, pero lo hicimos con un inmenso placer, conocimos gente increíble en el camino e hicimos nuevos amigos.
    “Y si tuviera que hacerlo todo de nuevo, lo volvería hacer”.  — Fabienne April
blog comments powered by Disqus