Crear una cultura de agradecimiento

Creating a Culture of Appreciation"Cada persona que conoces tiene un cartel que dice ‘Hazme sentir importante’". — Mary Kay Ash

Cuando existe una cultura de agradecimiento en un club, uno la siente cuando ingresa en la sala. La manera en la que los socios se saludan e interactúan diariamente demuestra un sentimiento general de agradecimiento y respeto mutuo. Compartir una cultura de agradecimiento hace que todos participen y que cada socio se sienta apreciado y valorado. Además, ayuda a garantizar que los socios permanezcan comprometidos y tengan autoridad.

 

Comprender la inversión

Los voluntarios dan una parte de sí mismos. Invierten su tiempo, energía y habilidades para marcar una diferencia en sus comunidades. Poder marcar una diferencia ofrece un sentido de satisfacción que vale mucho más que el dinero. El pago del trabajo voluntario es mucho menos tangible, pero, por lo general, más valioso: amistades con compañeros de trabajo, un sentido del valor propio y el sentimiento de ser valorado, entre otros.

Si las acciones de servicio del club vienen del corazón, el agradecimiento que expresamos también debería provenir de allí. Demostrar agradecimiento sincero y profundo implica tomarse el tiempo para descubrir qué forma de reconocimiento es significativa para cada socio. Conocer personalmente a los demás socios lo ayudará a personalizar su gratitud hacia cada destinatario y situación.

Reconocer el valor de una persona, la inversión y la contribución que ofrece es fundamental para retener a los socios y para motivarlos a seguir siendo parte del club. Conózcalos, sepa qué dan de sí mismos y qué obtienen a cambio de lo que dan.

Obtenga más información sobre la diferencia entre premios y recompensas. Una buena combinación de ambos puede realzar la experiencia de un club que inspira a los socios a compartirla con los demás.

Haga que todos los socios sepan que son importantes

A continuación, ofrecemos algunas sugerencias para hacer que los socios se sientan valorados.

  • Reconózcalos. Si aprecia a alguien, dígaselo. O, mejor aún, demuéstreselo. 
  • Celebren juntos. Hacer algo simple para hitos personales como cumpleaños, aniversarios de Kiwanis (en inglés) o promociones puede hacer que los socios se sientan más especiales. 
  • Trabajo en equipo. Otórgueles poder a los socios brindándoles el apoyo que necesitan para hacer el trabajo. 
  • Escuche. Fomente las acciones y las nuevas ideas, luego, demuestre respeto escuchando. 
  • Compártalo. Mantener a los socios informados en las reuniones del club, por correo electrónico o boletines hará que sientan que son representantes expertos del club.