Gracias a los oradores invitados a una reunión del club, un Kiwanier de California ayuda a salvar una vida.

Por Phil Abrams, presidente de San Carlos Club Kiwanis, California, EE.UU.

Todos sabemos que ser miembro de Kiwanier es una excelente forma de apoyar a la comunidad local y a la población mundial en general.Y a veces, ser un miembro activo y asistir a las reuniones se traduce en algo más que el servicio cotidiano. 

El 11 de abril de 2023, el club San Carlos Club Kiwanis de California, EE.UU., celebró una cena de trabajo. Asistió el socio del club James Dean "Reggie" Regino (en la foto de abajo), entrenador de tenis y pickleball. Los siete oradores invitados de esa noche -bomberos y paramédicos locales- se centraron en cómo ayudar a alguien que sufre un infarto o una parada cardiaca.Los miembros del club se concentraron, hicieron preguntas y aprendieron, sin saber que esas habilidades se pondrían en práctica unos meses más tarde.

A mediados de septiembre, en su día libre, Regino se pasó por las pistas de pickleball de la ciudad. Estaba viendo jugar a algunos de sus alumnos adultos cuando uno de ellos se desplomó y enseguida se dio cuenta de que no respiraba.

Recordando el entrenamiento de la reunión del club meses antes, Regino consiguió ayuda de otros jugadores e inició una llamada de emergencia a los bomberos. Con la ayuda del operador, Regino practicó la reanimación cardiopulmonar a la estudiante, utilizando la técnica que había aprendido aquella noche de abril. La mantuvo con vida hasta que la ayuda de emergencia llegó unos minuta más tarde y los paramédicos se hicieron cargo.

Hoy, la amiga y alumna de Reggie se recupera cada día más.Estamos orgullosos de ti, Reggie, ¡un increíble Kiwanier!