Mientras dirigía una campaña de ayuda a Ucrania, Bernard Altmann se sintió inspirado por la unidad de los kiwanis.

Por Bernard Altmann
Embajador del Fondo Kiwanis para la Infancia, Región Europa 1

Justo al comienzo de la invasión rusa de Ucrania, los kiwanis de Europa llegamos a la conclusión de que teníamos el deber de ayudar, porque este sufrimiento inconmensurable se estaba produciendo "a nuestras puertas".

Por ejemplo, nuestros clubes rumanos han tomado medidas inmediatas para proporcionar alojamiento y comida a los refugiados. Pero la mayoría de los clubes locales carecían de los recursos financieros necesarios para prestar apoyo directo a las personas que se encontraban en Ucrania, por lo que el Fondo Kiwanis para la Infancia-Europa ha ayudado económicamente. También hemos comprado mantas, alimentos y otros materiales necesarios, incluidos zapatos nuevos y pañales para los niños refugiados.

Pero quiero ser claro: nuestro apoyo a Ucrania es un éxito para todos los clubes Kiwanis de Europa y más allá, no sólo para un único distrito o grupo de personas.

Una señal inspiradora
Al principio de nuestro esfuerzo de ayuda, hicimos un llamamiento de apoyo financiero a los distritos europeos. Inmediatamente se mostraron dispuestos a participar, y otros distritos y sus clubes de todas partes del mundo se sumaron a la acción.

¿No es éste un signo claro e inspirador de la unidad de todos los kiwanis?

La mayoría de nuestras donaciones han sido alimentos e ingredientes para comidas: harina, aceite, sopa en polvo, arroz, leche y agua. Pero también hemos podido proporcionar chales, detergente en polvo, productos de higiene y mucho más. Y como las necesidades son tan grandes, hemos hecho donaciones recientes de calefactores y grandes generadores.

En cooperación con el gobernador de Austria y con una contribución financiera de Kiwanis Children's Fund-Europe, siete camiones completamente cargados con suministros de socorro partieron de Austria a través de Eslovaquia con destino a Ucrania. Otros 13 han salido de Luxemburgo hasta ahora - tres de ellos directamente a Kiev y dos a Eslovaquia para su posterior distribución en Ucrania. Los otros ocho han transportado mercancías a nuestro almacén provisional en una fábrica de calzado de Vicovu de Sus (Rumanía). Desde allí, los voluntarios conducen camiones más pequeños o coches particulares al interior de Ucrania y también al frente.

Estimo que el valor total de estos suministros de socorro entregados supera el millón de euros.

Más cosas que hacer
En este punto, analizaremos la situación y discutiremos nuestra línea de actuación. Por ejemplo, debemos pensar en los numerosos niños refugiados en Rumanía e intentar apoyar su integración social y su educación.

Todavía tenemos mucho trabajo por delante. Pero somos kiwanis. No nos rendiremos mientras se necesite nuestra ayuda en Ucrania y los países vecinos.

Bernard Altmann es socio del club Kiwanis Mersch Uelzechtdall de Luxemburgo desde hace casi 30 años. Actualmente es también presidente de la comisión social del distrito Bélgica-Luxemburgo.

es_MXEspañol de México